jueves 3/12/20

Muere atropellada una mujer de 90 años frente a la Torrente Ballester

Una mujer de 90 años murió horas después de ser atropellada por una furgoneta en la calle de Manuel García Canzobre, convirtiéndose así en la primera víctima mortal de tráfico.

Una mujer de 90 años murió horas después de ser atropellada por una furgoneta en la calle de Manuel García Canzobre, convirtiéndose así en la primera víctima mortal de tráfico en lo que va de  año en A Coruña. El suceso tuvo lugar pasadas las nueve de la noche del miércoles, según informó la Policía Local. Una dotación del Equipo de Atestados se trasladó al lugar de los hechos, en Monte Alto. Allí frente a la residencia Torrente Ballester, encontraron a la mujer herida de gravedad, pero aún viva.
Mientras la víctima era trasladada por una ambulancia medicalizada del 061 al Complejo Hospitalario Universitario, mientras los policías comenzaron a examinar la escena del siniestro. Según todos los indicios, el atropello se produjo fuera del paso de peatones y además, la fallecida vestía ropa oscura, de manera que todo apunta a que el conductor del vehículo no la vio hasta que fue demasiado tarde.
En cuanto a este sujeto, de 32 años de edad, salió ileso del accidente. Fue sometido a una prueba de alcoholemia que dio negativo así que, después de haber sido identificado debidamente, se hizo cargo del vehículo y se le permitió abandonar el luchar de los hecho, resultando ileso en el accidente, y haciéndose cargo del vehículo. En cuanto a la víctima, a pesar de los esfuerzos del personal médico, falleció horas después.

Desde el pasado noviembre
La mujer es la primera víctima de accidente de tráfico que se registra este año. En 2013 murieron dos peatones, justo hace casi un año, el 8 de noviembre. Fue un aparatoso doble atropello en el que un turismo que circulaba por la avenida de A Pasaxe en dirección entrada a la ciudad a la altura de Servisa se salió de la vía y arrolló a un matrimonio que caminaba por la acera.  
El atestado de la Guardia Civil determinó que la causa del accidente había sido el exceso de velocidad así que en febrero de este mismo año la DGT instaló un radar en ese punto. También cambió la señalización para que la velocidad máxima en el carril derecho, donde tuvo estará limitada a 50 kilómetros por hora.

Comentarios