viernes 25/9/20

Muere arrollado un hombre de 73 años que cruzó fuera del paso la avenida de Monelos

La Policía Local registró la primera víctima mortal de tráfico de 2017 el miércoles: se trata de un hombre de 73 años, de iniciales J.A.T.V., que cruzó fuera del paso de peatones la avenida de Monelos a la altura de su cruce con Vicente Aleixandre.

Los servicios de emergencia no pudieron hacer nada por la vida de J.A.T.V. | neno
Los servicios de emergencia no pudieron hacer nada por la vida de J.A.T.V. | neno

La Policía Local registró la primera víctima mortal de tráfico de 2017 el miércoles: se trata de un hombre de 73 años, de iniciales J.A.T.V., que cruzó fuera del paso de peatones la avenida de Monelos a la altura de su cruce con Vicente Aleixandre. Eran las once menos cuarto de la noche, y la víctima vestía ropas oscuras, pasó por delante de un coche parado que esperaba que se pusiera en verde para girar a la izquierda, hacia Vicente Aleixandre, y fue golpeado de lleno por un segundo vehículo que circulaba en línea recta. El septuagenario quedó tendido en el asfalto y murió antes de que llegara la ambulancia medicalizada del 061. 
“No llegaron muy pronto, las cosas como son”, comentó Begoña, la conductora del vehículo estacionado, y que fue testigo en primera fila de la tragedia. Asegura que fue imposible que el joven que iba al volante del vehículo que arrolló al septuagenario pudiera hacer nada: “Les dije que si no fuera porque el disco estaba en rojo, dos segundos más, habría sido yo la que lo hubiera atropellado, y lo hubiera enviado contra la cafetería de la esquina”..
El conductor, un joven de menos de 30 años, se quedó conmocionado al constatar que había atropellado a alguien, a pesar de que todo el mundo trató de tranquilizarlo. “Estaba mal no, lo siguiente”, asegura Begoña. Los  testigos que se acercaron nada más escucharse el “topetazo” aseguran que el atropellado seguía vivo tras el choque brutal: “Sangraba por la boca y los oídos, respiró tres veces y murió”. 
Levantamiento del cadáver 
Al lugar de los hechos acudieron enseguida los agentes de la Policía Local, así como la unidad de Atestados, para recabar la información sobre el incidente. Minutos más tarde llegó la ambulancia y después, los bomberos, que se encargaron de baldear la sangre que se había derramado sobre el asfalto. 
Fue necesario que un juez acudiera a ordenar el levantamiento del cadáver, para que los operarios de la funeraria retiró el cuerpo de la primera víctima mortal del tráfico en casi un año.
El último atropello fatídico había tenido lugar en abril del año pasado, cuando un estudiante de Agolada de 19 años decidió cruzar a las cinco de la madrugada la avenida de Alfonso Molina a pie, algo totalmente prohibido. Un taxista, que entraba en la ciudad para iniciar su turno de trabajo, lo descubrió en la calzada justo después de que saltara la mediana, cuando ya estaba en el tercer carril, sin que le diera tiempo a dar un volantazo para esquivarlo: le alcanzó de lleno.
No fue el único accidente mortal del año. El segundo fue una colisión entre una furgoneta y un turismo (cuyo conductor había bebido), que tuvo lugar apenas un mes después, en el cruce de la ronda de Outeiro con la avenida de Arteixo. Fue de madrugada: varios músicos de una conocida orquesta coruñesa salieron despedidos a la vía y uno de ellos falleció.
Pero para encontrar otro peatón muerto en el municipio herculino hay que remontarse al 6 de noviembre de 2014. Fue una mujer de 90 años que cruzaba la calle de Manuel García Canzobre cuando la arrolló una furgoneta, en un caso que comparte algunas características con el que ha tenido lugar el miércoles en Monelos: ya había oscurecido, la víctima vestía de negro y cruzaba fuera del paso de cebra. l

Comentarios