sábado 07.12.2019

Motocicletas para acelerar la curación

Agentes de la Guardia Civil de Tráfico donaron dos motocicletas eléctricas al Hospital Materno | quintana
Agentes de la Guardia Civil de Tráfico donaron dos motocicletas eléctricas al Hospital Materno | quintana

Los menores internados en el Hospital Materno recibieron ayer la visita de Papa Noel: nada extraño por esta fechas. Normalmente, a este personaje le acompañan muchos más, vestidos de verde, pero esta vez no eran sus elfos, sino agentes de la Guardia Civil, que venían a entregar a los pequeños una donación: dos réplicas de juguete eléctricas de las motocicletas de la Guardia Civil de Tráfico, con la que podrán recorrer los pasillos del tercer piso del Materno mientras esperan que termine su convalecencia. Y para los menos aficionados al manillar, cinco tablets. Es el resultado de una donación recogida entre los agentes de la Guardia Civil.  .

“Al principio solo iban a ser dos motos, pero la recogida tuvo tanto éxito que pudimos comprar más”, explica un agente. Los niños contemplaban interesados las motos eléctricas, con sus luces parpadeantes. Inmediatamente, uno de ellos, el más mayor preguntó inmediatamente la velocidad que podían alcanzar las originales.

Nada de persecuciones

El encargado de responder fue teniente coronel Francisco Javier Molano que explicó a los niños que las motos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, alcanzan los 200 kilómetros por hora “forzando”. Pero se apresuró a añadir que no se debía circular a más de lo permitido. Es decir, a 120 kilómetros por hora. Y desilusionó a los niños al afirmar que es más seguro dejar escapar al sospechoso para atraparlo más adelante.

De hecho, esperan usar las motos eléctricas parar impartir clases de seguridad vial en los pasillos. Junto a Molano estaba  el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en A Coruña, Francisco Jambrina y un personaje mucho menos prosaico, una guardia civil vestida de campanilla que deseo que los niños “nunca pierdan la sonrisa”.

Comentarios