miércoles 21/10/20

“En un momento algunos sectores éramos como apestados para los bancos”

Para él 16 años no pesan. El presidente de la Confederación de Empresarios de A Coruña, Antonio Fontenla, sigue en primera fila luchando por el futuro de esta vertiente de la economía.

Fontenla defiende la coordinación aeroportuaria	pedro puig
Fontenla defiende la coordinación aeroportuaria pedro puig

Para él 16 años no pesan. El presidente de la Confederación de Empresarios de A Coruña, Antonio Fontenla, sigue en primera fila luchando por el futuro de esta vertiente de la economía.

¿En qué situación se encuentra la economía coruñesa?
La verdad es que se va avanzando. Estamos dejando la crisis atrás y en los últimos cuatro trimestres hemos estado creciendo por encima del 3%, pero tenemos un nubarrón ahí encima que es lo que pueda pasar desde el punto de vista político. Hay muchos temas que debemos preparar para que esto siga funcionando como los presupuestos generales, que son una parte importante de la economía. También hay que resolver nuestros problemas con Bruselas en relación al déficit porque se habla de suspender fondos europeos y eso nos afectaría de forma más grave.

¿Cómo vivió la dimisión de Dieter de la confederación gallega?
Me causó una doble sensación: por un lado sorpresa y por otro tristeza, ya que A Coruña siempre apoyó sus decisiones.

¿La inestabilidad política retrae la inversión? 
Hay cierta confusión porque no estamos acostumbrados a estar diez meses sin Gobierno. Aunque es verdad que hasta ahora no ha habido problemas graves, lo que sí se nota es que hay gente que está intentando tomar decisiones y no lo hace porque no sabe como se va a resolver el tema. No es lo mismo la política de un Gobierno que ayude a generar confianza que lo contrario y la economía va muy aparejada a la confianza.

¿La mayoría absoluta en la Xunta compensará lo demás?
No cabe la menor duda de que tener el problema de la incertidumbre resuelto en Galicia propicia confianza pero, por muchos temas que se avancen, las inversiones grandes y las transferencias corresponden al Gobierno central.

También se ha acusado al Ejecutivo municipal de generar una parálisis en la ciudad...
En su momento, hace unos meses, hubo críticas de los constructores y de los promotores de que no se licitaba y no se daban licencias... Entonces fuimos a ver al alcalde y le manifestamos nuestra preocupación. Incluso le invitamos a venir a la Confederación para que explicase los motivos a las empresas, y vino. Aparentemente dio la sensación de que el tema está en trámites de solucionarse, pero hace unos días me encontré con él y se quejó de que se está jubilando mucha gente y de que no le dejan contratar personal.

¿Los líderes locales deberían acelerar el paso?
Lo que es tremendo es que estamos en un momento en el que hay que hacer los presupuestos municipales. Se acaban de aprobar los de 2016 hace muy poco y la lucha política a veces paraliza estas cuestiones, que son muy importantes.
Pese a todo, parece que el sector inmobiliario reflota... ¿Es de fiar o hay que ir con pies de plomo?
Creo que todos fuimos culpables de la situación que vivimos: los empresarios, la banca, los ayuntamientos que dieron muchas licencias... Cuando ves que la economía se mueve tanto debes empezar a desconfiar y hubo un momento en el que todo el mundo entendía de esto. Creo que la lección la hemos aprendido, la tenemos grabada a fuego y a latigazos en la piel, y esto no volverá a pasar.

¿Los empresarios coruñeses tienen que reprocharle algo a las entidades financieras?
El sector inmobiliario tuvo mucha culpa, concedieron créditos a mucha gente que no era profesional.

¿De su papel durante la crisis? 
La verdad es que hubo un momento en el que el cierre fue total. Determinados sectores éramos como apestados y casi ni se nos recibía. En este momento afortunadamente, y gracias al señor Juncker que está inyectando dinero desde Europa, se está abriendo algo. Europa debería ser mucho más puntera en esto y, por eso, surgen problemas como el del Brexit.

¿Lo ve como un problema que dañará el negocio de las compañías coruñesas?
Sí, porque nosotros tenemos mucho trato. Por ejemplo, en la pesca existe una relación muy importante y tenemos mucha exportación al Reino Unido. Estoy seguro de que ellos, si en este momento tuviesen una solución factible que no fuese traumática, volverían atrás en el tema del Brexit. Pero no la hay. Por eso tenemos que procurar que la separación sea lo menos traumática posible, es decir, que se siga respetando la libre circulación de personas y mercancías. Queremos seguir jugando como economías complementarias y afines.

Si hablamos de la recesión, ¿qué tipo de firmas han sabido aguantar mejor?
Han resistido mejor las que han sabido exportar. La crisis hizo que se redujera el consumo y en las reuniones intersectoriales que teníamos y que tenemos, cuando les preguntaba cómo iban las ventas me decían: Vendemos lo mismo pero recaudamos menos porque la gente en lugar de comprar con más calidad, compra más económico y barato. Esto hizo que muchas empresas que no tenían por qué haber sentido la crisis se vieran implicadas en ella.
Y hubo que buscar mercados alternativos. 
Sí. Eso lo hemos sabido hacer muy bien porque A Coruña es una de las mayores provincias exportadoras del país. Galicia ha estado muy a la altura pero A Coruña también. Hemos visto cómo muchas grandes empresas coruñesas que están en todo el mundo han llevado en su expansión a otras empresas coruñesas. Además, la gente también investigó más y se dedicó a cuestiones innovadoras, a rebajar costes y a toda una serie de medidas que ayudan en tiempos de crisis.

Imagínese que está al frente de alguna Administración, ¿qué medidas tomaría para impulsar la economía y el empleo? 
Yo soy un liberal y creo que el Gobierno debe ser poco intervencionista pero sí que debe procurar medidas que puedan crear riqueza. Hay que propiciar que haya más empresas, que las empresas produzcan más y hay que tener cuidado con los impuestos porque si hay que adelantar pagos se drena la liquidez. A veces es mucho mejor recaudar más porque hay mayor número de compañías que recaudar más porque el gravamen a las empresas sea mayor. n

Comentarios