domingo 25/10/20

Modesto Gómez | “Queremos saber si somos actores o estamos haciendo el indio”

Lo que comenzó como un grupo de desconocidos aficionados al teatro, ahora se ha convertido en un grupo de amigos. Sal-Monela cumple 25 años y Modesto Gómez, director del grupo,

Modesto Gómez se encarga de dirigir el grupo de teatro Sal-Monela | aec
Modesto Gómez se encarga de dirigir el grupo de teatro Sal-Monela | aec

Lo que comenzó como un grupo de desconocidos aficionados al teatro, ahora se ha convertido en un grupo de amigos. Sal-Monela cumple 25 años y Modesto Gómez, director del grupo, ha decidido celebrarlo planteado un reto a sus compañeros, interpretar la obra “La otra orilla”, una comedia de humor negro que podrá verse hoy y mañana a las 20.30 horas en el Fórum Metropolitano.


Modesto Gómez reconoce que su intención no es otra que conseguir que la gente disfrute y se olvide de sus problemas gracias a una buena interpretación.

¿De dónde surge la idea de crear un grupo de teatro?
Un par de chicos del INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) nos pusimos en contacto con la idea de juntarnos y hacer solo una obra de teatro, y salió tan bien que a partir hicimos muchas más y los años fueron corriendo hasta cumplir 25 años. La idea de montar el grupo de teatro fue hacer algo interesante en nuestro tiempo libre. No obstante, algunos de los que empezaron con nosotros ahora han dado el salto al mundo profesional.

¿La gente está preparada para una obra de teatro de humor negro?
No lo sé, nosotros tampoco sabemos cómo van a reaccionar. Pero este año, yo como director, he optado por una obra de teatro diferente, para que los actores se dedicasen a interpretar, no para que se lo pasen bien. Yo creo que los chicos han evolucionado mucho y lo harán bien. Además, nosotros tenemos una ventaja respecto a los grupos profesionales porque la gente nos trata bastante bien, es como jugar en casa.

¿Qué es lo que quieren conseguir con “La otra orilla”?
Con la elección de esta obra, que es un experimento, queremos saber si realmente somos actores o estamos haciendo el indio. Hay actores y actrices muy buenos en Sal-Monela y con “La otra orilla” no se está viendo a Josefa o a Benito, si no que se está viendo a los personajes reales de la obra, y eso a mi me gusta, por eso la elegí.

¿Cuál es el mensaje que quieren transmitir en la obra?
Queremos que la gente durante una hora se olvide de sus problemas diarios y se ría con nosotros. La obra arranca con una serie muertes violentas y repentinas. Los espíritus se encuentran unos con otros y hablan ente sí para intentar averiguar lo que pasó: quienes son donde están, que ha ocurrido. Y cuando toman conciencia de que están muertos se lo toman con una normalidad que les resulta extraña. A medida que avanza la obra empiezan a entrar en escena los vivos hablando de los muertos, y algunos se sorprenden de lo que dicen sus amigos o familiares de ellos
 

¿Es necesario hablar más de la muerte en clave de humor?
Es el camino que llevamos todos, hay que tomarlo con normalidad, y el humor siempre ayuda. Estas muertes fueron repentinas y por eso las almas están tan desorientadas. No es como en una enfermedad que ya se preparan para ese tránsito. Sal-Monela se ha creado una reputación bastante buena y con esta obra queremos probar si realmente lo que hacemos merece la pena para el público.

Comentarios