miércoles 21/10/20

La misionera Rosa de los Reyes recorre colegios para cambiar los hábitos de consumo de los más jóvenes

pgmisionera (7)_21344759
La misionera Rosa de los Reyes | Patricia G. Fraga

Más de treinta años de labor solidaria respaldan a la misionera Rosa de los Reyes, que esta semana recorrió los centros educativos coruñeses para concienciar a los más jóvenes de la mano de la ONG Manos Unidas. Con residencia en la República Democrática del Congo, concretamente en la ciudad de Mbuji-Mayi, en Kasai, esta misionera forma a maestros y colabora con centros de niños de la calle.

“En Mbuji-Mayi se nota el maltrato del planeta. Es una ciudad donde se pueden extraer diamantes de una manera abusiva y que contamina ríos. Además, no hay ni electricidad ni agua corriente, por lo que hay que ir a buscar carbón en el interior de la selva, lo que provoca una explotación abusiva de la tierra”, explica Reyes. En esta región Manos Unidas ha puesto en marcha una iniciativa para recoger el agua de la lluvia y utilizarla para la higiene y canalización de agua. “También hay otro proyecto para la formación a mujeres analfabetas”, dice. 

La misionera visitó estos días colegios y parroquias de la ciudad para intentar cambiar los hábitos de consumo de los jóvenes. Estuvo en el Rafael Dieste, Liceo La Paz, Salvador de Madariaga, Agra I y Monelos. “La acogida ha sido muy buena y todos se han sorprendido de conocer una realidad tan diferente a la suya”, reconoce. El objetivo, al fin y al cabo, es “sensibilizar” sobre el cuidado del planeta. “A África llega todo lo que Europa no quiere, como los electrodomésticos y ropa. Es como un gran basurero”, sostiene.

Presencia de plásticos, deforestación, falta de canalización de agua, explotación abusiva... La vida diaria en África es muy diferente, y los ojos de Reyes buscan un cambio de realidad que se haga efectivo.

Comentarios