jueves 22.08.2019

Mesoiro, A Zapateira y Pocomaco concentran los nidos de velutinas

Los Bomberos tienen que retirar una media de tres o cuatro cada  noche desde  hace semanas

Bomberos, durante una retirada de velutinas | javier alborés
Bomberos, durante una retirada de velutinas | javier alborés

A diario, al caer la noche, los bomberos salen del parque de A Grela para retirar nidos de velutina. Por término medio, el número oscila entre tres y cuatro y ayer acudieron a la Fábrica de Armas, el Paseo de los Puentes, y A Zapateira. Este último es una casualidad. Según los propios bomberos, tienen que visitar cada día A Zapaiteira, Mesoiro y Pocomaco para retirar los avisperos de esta especie invasora. Llevan así desde hace semanas, y continuarán durante todo el verano, hasta que el frío regrese.

Precisamente, el año pasado por estas fechas, un trabajador de Red Eléctrica que estaba realizando tareas de mantenimiento en A Zapateira fue trasladado al Complejo Hospitalario Universitario aquejado de picaduras de avispa,   presentaba una “afectación local”, según fuentes hospitalarias se le suministró un antihistamínico y se le envío a casa, dado que no era alérgico.

Ya hace tiempo que las velutinas han llegado a la ciudad y a sus alrededores y aunque se toman precauciones para exterminarlas antes de que formen los grandes nidos de los que salen a centenares, es imposible eliminarlos a todos.  En A Coruña, son los bomberos los encargados de realizar esa tarea. A pesar de sus sobrenombre de “avispas asesinas”, las velutinas rara vez atacan al ser humano, a menos que se acerque demasiado al avispero, por lo que normalmente pueden esperar a que se haga de noche y vuelvan al nido para retirarlo con todos los insectos en su interior.

Trampas y retiradas

En realidad, los Bomberos llevan asumiendo esta tarea desde 2015, y ya son expertos. En 2017, las incidencias atendidas por los Bomberos fueron un 20,4% más que en 2016 hasta llegar a 1.715, pero este incremento se debió sobre todo a las avispas velutinas, de las que se retiraron 594 nidos en 198 intervenciones. Un número semejante, aunque ligeramente inferior, se retiraron el año pasado. Se instalaron 150 trampas por toda la ciudad, que han supuesto la muerte de cerca de un millar de avispas reinas, evitando así una explosión demográfica de estos invasores.

Pero los Bomberos advierten de que también reciben muchas falsas alarmas: “A veces son avispas autóctonas o incluso abejas, porque la gente no distingue”. En todo caso, recomiendan al público llamar siempre que se tengan dudas.

Comentarios