miércoles 28/10/20

Un mes después del último ahogamiento La Marina sigue sin bancos de seguridad

La Marina continúa sin tener el banco corrido que el Gobierno municipal anunció que instalaría en las proximidades del cantil para evitar que se produzcan nuevas caídas como las dos ocurridas durante el pasado marzo, que provocaron la muerte por ahogamiento de sendos jóvenes, el último de ellos exactamente hace un mes.

El espacio continúa a la espera de que el Gobierno local coloque los bancos destinados a evitar situaciones de peligro | quintana
El espacio continúa a la espera de que el Gobierno local coloque los bancos destinados a evitar situaciones de peligro | quintana

La Marina continúa sin tener el banco corrido que el Gobierno municipal anunció que instalaría en las proximidades del cantil para evitar que se produzcan nuevas caídas como las dos ocurridas durante el pasado marzo, que provocaron la muerte por ahogamiento de sendos jóvenes, el último de ellos exactamente hace un mes.

Como respuesta a las muertes de Manuel Rodríguez Gómez, que desapareció el 4 de marzo y fue encontrado tres días más tarde, y del actor Mateo González, que cayó al agua durante la madrugada del jueves 30 y cuyo cuerpo fue localizado un par de días después, el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria se reunieron para analizar las medidas a tomar.


Ambas partes coincidieron a la hora de decidir que la mejor opción era dejar el asunto en manos de los técnicos municipales, quienes estimaron que un banco corrido era la posibilidad más adecuada por delante de otras como vallas, de acuerdo a las características de la zona.

Una semana después de que se encontrase el cuerpo del actor eumés, el Gobierno municipal anunció que se había decantado por esta opción “ao conciliar, coa implantación dunha barreira arquitectónica, o interese de salvagardar a seguridade na Mariña co de facilitar que se manteña o seu uso portuario e de respecto á protección patrimonial da fábrica de sillería do borde do cantil, ademais de conservar a utilización do espazo como área de esparexamento para a veciñanza”.

Este anuncio fue realizado el pasado día 7 y el Ayuntamiento explicó que, debido al carácter excepcional de lo sucedido en La Marina, estaban trabajando en la elaboración de un procedimiento de contratación con el que se pueda disponer, de la manera más breve, del material necesario para su implantación y así aumentar las condiciones de seguridad en la zona.

Sin embargo, un mes después del último ahogamiento, todavía no hay ninguna novedad oficial acerca de la licitación de esta intervención ni de los plazos que se manejan. A pesar de ello, la planificación de la Marea Atlántica tendría como objetivo que el banco corrido estuviese instalado antes de que finalice el próximo mes.

De esta manera, el banco corrido estaría preparado de cara al período estival, época del año durante la que este espacio registra la mayor cantidad tanto de paseantes como de gente haciendo deporte o niños utilizando la zona infantil.

Sin fecha
El Gobierno local se encuentra trabajando en hacerse con el material para los módulos del banco y en el procedimiento para su instalación, aunque parte de los primeros ya los tiene desde hace tiempo en su poder, en concreto desde hace casi dos años.
A principios de julio de 2015, el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, aseguró que se instalaría un banco alargado que hiciese las veces de barrera física, pero no visual, y de lugar para el descanso.


Un mes después, el edil aseguraba que tanto los bancos como otros elementos para la instalación de unos toldos ya se encontraban en un almacén municipal, pero nunca llegaron a salir de allí. El terreno todavía no ha pasado de titularidad portuaria a municipal, pero sí fueron concedidos los permisos correspondientes al Ayuntamiento para la colocación del banco. El visto bueno de la Autoridad Portuaria está vigente desde septiembre de ese año.

Desde el Gobierno local aseguraron después de los sucesos del pasado mes que no podía realizar ninguna actuación hasta que no recepcionase los terrenos, pero desde el Puerto recordaron que la Marea tiene la autorización necesaria para realizar la instalación del banco desde que la solicitó por primera vez.

Características
El banco que instalará el Gobierno municipal ocupará el perímetro del muelle entre el Náutico y el comienzo del Parrote, en forma de “L”. Finalmente, la separación entre estas estructuras y el cantil será de tres metros, un poco mayor de lo previsto en primera instancia hace ya cerca de dos años.


Además, entre los diferentes módulos que conformarán esta estructura se dejarán pequeñas separaciones, de 12 centímetros según explicó el Ayuntamiento, para hacerlo coincidir con la tira del pavimento y permitiendo además el paso de los peatones.
La formulación realizada para llevar a cabo esta actuación permitirá que no se tenga que llevar a cabo ninguna obra, sino que solo es necesario proceder a la colocación de los bancos en el lugar correspondiente.

Comentarios