lunes 21/9/20

Los mercados municipales se reinventan con la venta online para hacer frente al Covid-19

El envío a domicilio y las compras de forma telemática salvan el comercio en las plazas de abastos coruñesas
Los mercados coruñeses siguen trabajando con extremas medidas de seguridad | javier alborés
Los mercados coruñeses siguen trabajando con extremas medidas de seguridad | javier alborés

La situación que ha dejado el estado de alarma decretado por el coronavirus afecta a todos los sectores económicos. El de la alimentación, sin embargo, es uno de los que resisten dada su importancia para abastecer a los ciudadanos. Aún así, el Covid-19 también se hace notar en los mercados municipales de la ciudad, donde la afluencia de gente que acude a comprar productos frescos y de primera necesidad ha descendido en este tiempo, incluso en días clave como los viernes y los sábados. 

Para paliar esta caída, las plazas de abastos continúan en su labor de reinventarse y apoyarse en nuevas fórmulas, como es el caso del servicio online o a domicilio. “Es evidente que la venta ha descendido porque la presencia de gente ha bajado a la quinta parte, ya que los días, sobre todo de lunes a jueves, están siendo muy flojos”, explica el presidente de la asociación de vendedores de la plaza de Lugo, Pedro Dafonte. 

El caso de este mercado municipal es uno de los ejemplos del buen funcionamiento de las alternativas a la venta presencial. “El comercio lo está salvando el mercado online y telefónico. Además, para hacer que este sea más fácil y cómodo para el cliente, todos los puestos nos hemos coordinado, de forma que si alguien quiere varias cosas de las diferentes plantas de la plaza, puedan hacerlo todo en un mismo pedido”, sostiene.  

Más mercados
En el mercado de la plaza de Lugo el reparto a domicilio corre, sobre todo, a cargo de la plataforma Kibus, donde se pueden comprar los productos frescos y ecológicos y recibirlos en el domicilio en un plazo de dos horas. Pero esta céntrica plaza de abastos no es la única que ha buscado soluciones para frenar las pérdidas, que también fueron muy notorias en Semana Santa. “El servicio a domicilio, que funciona desde hace cinco años, ha estado saturado durante las últimas semanas”, reconoce la representante de la plaza de San Agustín. Además, los encargos se pueden hacer en este mercado por teléfono, WhatsApp o incluso redes sociales. 

Por otra parte, Barral considera que los mercados también necesitan una campaña de apoyo como la que han tenido los supermercados. “El trato que se ofrece en el mercado es una garantía de confianza y de familiaridad”, asegura. El sistema de pedidos telefónicos tiene, además, un respaldo de muchos años, tal y como comenta la representante de este mercado. “Pueden comprar como si estuviesen presentes en el puesto”, afirma. 

La comodidad de realizar en un mismo pedido varias compras es otra de las ventajas. “Si yo vendo un producto, también pregunto si quieren algo de fruterías, pescaderías o carnicerías y facilito el proceso al cliente”, sostiene Dafonte.

Si algo deja claro esta situación es que las plazas de abastos coruñesas evolucionan cada vez más con el paso de los años. Venta virtual, presencia en redes sociales y acceso a internet en sus instalaciones. Estos dos mercados cuentan con acceso a internet mediante la red wifi. Pero no son las únicas. 

En As Conchiñas y Elviña los clientes también pueden seguir conectados a internet a la vez que compran los productos más frescos del mercado. En San Agustín la transformación durante los últimos años ha dado un giro total al entorno y a los usos del edificio municipal.

Comentarios