sábado 5/12/20

Medio Ambiente comienza a confiscar ganado a dueños irresponsables

En lo que va de año, la Concejalía de Medio Ambiente, que dirige María García, ha confiscado a dueños negligentes animales de gran tamaño. Caballos, carneros, vacas y burros son algunos ejemplares de ganado que el 092

Caballos, sueltos en la zona de Bens, donde el día 9 tuvo lugar un  accidente	javier alborés
Caballos, sueltos en la zona de Bens, donde el día 9 tuvo lugar un accidente javier alborés

En lo que va de año, la Concejalía de Medio Ambiente, que dirige María García, ha confiscado a dueños negligentes animales de gran tamaño. Caballos, carneros, vacas y burros son algunos ejemplares de ganado que el 092 ha intervenido a sus propietarios, por razones diversas, como dejarlos sueltos permitiendo que invadan la calzada. En total, los agentes municipales pueden haber tramitado la incautación de casi una decena de cabezas de ganado.
Se trata de una iniciativa novedosa, puesta en marcha por el Gobierno local e impulsada desde la propia Policía. Aunque no es raro que los agentes municipales confisquen animales a dueños que no cuidan adecuadamente de ellos, estos suelen ser casi en exclusiva perros que no tienen licencia, o a los que se les ha descubierto encerrados dentro de vehículos o en viviendas, a veces en unas condiciones deplorables.
En ese caso, el procedimiento está claro: se entrega el animal al lacero, que lo lleva a las dependencias de la perrera municipal, donde recibe los cuidados necesarios para que se recupere. El problema es que esas instalaciones no están pensadas para acoger a animales de un tamaño tan grande como puede ser una vaca. Así que, si los policías se encontraban con un caso así, lo único que podían hacer era multar, pero tenían que dejar el animal en manos del infractor. Esto ocurre en las zonas de la periferia donde todavía existen huertos y zonas de pasto, como Bens, A Zapateira o San Pedro de Visma.
Los animales domésticos no son los únicos que causan problemas. Recientemente, se avistó toda una piara de jabalíes en O Temple, cruzando la calle, de manera que la vía tuvo que ser cortada por la Policía de ese municipio. En el término coruñés se registró un incidente en enero con uno de estos cerdos salvajes en la urbanización Valaire, en la carretera de A Zapateira, donde una conductora atropelló a uno en un accidente que tuvo lugar de madrugada. Ese mismo mes, un zorro pereció atropellado junto al estado de Riazor y en 2014, un ciervo se adentró tanto en la ciudad que llegó hasta la rotonda del cruce de la ronda de Outeiro con la avenida del Ejercito.

un refugio en el área
Pero mientras que el Ayuntamiento poco puede hacer contra la invasión de animales salvajes, en el caso de los domésticos, que también pueden llegar a provocan accidentes (este mismo mes murió un motorista en Mazaricos al estrellarse contra un caballo). La Concejalía de Medio Ambiente ha conseguido encontrarles cobijo en unas instalaciones situadas en el área metropolitana. Fuentes municipales recalcan que es el dueño el que debe hacerse cargo de su manutención, así que no supone un recargo para las arcas del Ayuntamiento. El propietario puede incluso perder la titularidad del animal.
Según fuentes municipales, se trata de una iniciativa pionera que se lleva a cabo en muy pocas poblaciones de Galicia. Además, el Ayuntamiento ya había decidido potenciar la Patrulla Verde de la Policía Local a finales del año pasado.

Comentarios