miércoles 21/10/20

Medio Ambiente aumenta las medidas para evitar que la marea arrastre la basura en San Juan

Las mareas vivas harán de este San Juan uno distinto. No solo será necesario evacuar la playa cuando llegue la pleamar (que tendrá hasta cuatro metros de alto), sino que también obliga a extremar la limpieza para evitar

Miembros del dispositivo de limpieza, recogiendo la basura acumulada en el Orzán el año pasado | javier alborés
Miembros del dispositivo de limpieza, recogiendo la basura acumulada en el Orzán el año pasado | javier alborés

Las mareas vivas harán de este San Juan uno distinto. No solo será necesario evacuar la playa cuando llegue la pleamar (que tendrá hasta cuatro metros de alto), sino que también obliga a extremar la limpieza para evitar que las olas arrastren los desperdicios al océano antes de que puedan ser recogidos. La concejala de Medio Ambiente, María García, comentó que “este ano imos ter tres horas menos de recollida de lixo” y que esperan que la prevención minimice el número de desperdicios a recoger, por eso se dispondrán quince grandes puntos de recogida de basura.


“Eu agardo que se recolla moitísimo máis lixo nos colectores”, reconoció. La noche de San Juan deja atrás mucha basura (180 toneladas el año pasado) y esta vez no habrá tiempo para recoger todo con grandes máquinas, como es habitual, porque la marea subirá mucho antes: a las cinco está prevista la pleamar. Por eso, al revés que otros años, estos contenedores se situarán en el Paseo Marítimo, al lado de las escaleras, porque se espera que las olas cubran la mayor parte de la playa y las peculiaridades de la bahía del Orzán, con sus fuertes corrientes, hacen muy difícil que se instalen barreras anticontaminación para atrapar la basura. “Este ano é máis necesario que nunca que a cidadanía deposite os seus residuos nestes espazos para evitar que cheguen ao mar”, insistió García. De ahí que se haya intentado concienciar al público a través del programa “Móllate!”.


Madera limpia
Más de 60 personas recorrerán las playas para tratar de advertir a los festejantes de que no dejen recipientes de plástico en la arena, para evitar que la marea las arrastre. En cuanto a la madera, el Ayuntamiento también ha pensado en ello: como en otros años, las áreas de los contenedores serán también el lugar donde se ofrezca madera libre de productos químicos para encender las hogueras. En total, se repartirán 150 toneladas a partir de las siete de la tarde.


El personal de seguridad (hay cerca de 40 vigilantes contratados) controlará en los accesos que nadie pueda bajar combustible que provoque humos tóxicos, o palés con clavos, o cualquier otro elemento de este tipo. Si se usa la madera limpia que proporciona el Ayuntamiento, las hogueras no serán un problema medioambiental aunque lleguen las olas. “As apagará a propia auga do mar”, anunció la concejala de Medio Ambiente. Y también habrá servicios portátiles que, junto con los baños de Riazor, y los que se instalen en La Coraza, servirán para evitar que nadie se acerque al agua demasiado.


La cantidad de basura recogida oscila mucho cada año “por multiplísimas causas”, y García confesó que “mete medo que se vincule co éxito da festa. Para nós é xusto o contrario”. Como es posible que la fiesta continúe en el Paseo Marítimo, convertido en un botellón, después de que las mareas expulsen a la gente de las playas, se instalarán 50 contenedores en los pasos de cebra.


Dispositivo de bomberos
Más allá del paseo y las playas, el Ayuntamiento está preocupado por la posibilidad de que se declaren incendios en la periferia de la ciudad, debido a la pertinaz sequía, que ha convertido la vegetación en yesca. Es por eso que un dispositivo de más de 50 bomberos vigilará que no se produzca ningún fuego descontrolado.
Los retenes dividirán la ciudad en cuatro distritos (ZapateiraFeáns–Bens, Los Rosales–Visma, Elviña-Eirís y Torre de Hércules) y velarán para que la fiesta transcurra sin incidentes. Aunque, como recordó García, todas las hogueras deben haber sido comunicadas de antemano.

Comentarios