domingo 25.08.2019

Medio Ambiente acepta la solicitud para enviar la basura de Nostián a Sogama

La próxima semana se firmará un convenio que 
fijará el precio 
de la tonelada 
de rechazos
La planta de tratamiento de basuras de Nostián llevan reciclando la basura de la ciudad más de 20 años | patricia g. fraga
La planta de tratamiento de basuras de Nostián llevan reciclando la basura de la ciudad más de 20 años | patricia g. fraga

La Dirección Xeral de Medio Ambiente aceptó ayer la solicitud  que la gestora de la planta de Nostián, Albada envió el día anterior a  Sogama para que se ocupe del tratamiento de los rechazos (basura que no se puede reciclar) que se acumulan en las instalaciones de Bens. Desde la Consellería de Medio Ambiente señalan que el único paso que resta es firmar un convenio excepcional de adhesión entre Albada y Sogama, algo que se llevará a cabo durante la semana que viene para que, por fin, la basura acumulada comience a partir en camiones hacia la planta de tratamiento.

En ese mismo convenio se fijará el precio de tonelada de los rechazos (de los que se acumulan cerca de 5.000), que por el momento se ignora, puesto que dependerá de la cantidad de inorgánicos y orgánicos que vayan a Sogama. De todos modos, desde Medio Ambiente confirman que el precio será el mismo que tiene que pagar cualquier municipio gallego.  

La respuesta de la Xunta se produce el día después de que el Gobierno local  decidiera enviar la solicitud. El jueves, la concejala de Medio Ambiente, Esther Fontán, se reunió con el director de Sogama para perfilar las condiciones del acuerdo, después de que la empresa gestora de Nostián, Albada, permaneciera meses sin encontrar una salida a sus rechazos, que antes enviaba al vertedero de Greixoa, que cerró después de las quejas de vecinos a Medio Ambiente.  

Sistemas antagónicos

El  supuesto motivo no declarado de que se tardara tanto en tomar esta medida es que Sogama es una planta de tratamiento de basuras, no un simple vertedero, así que el precio por tonelada es demasiado alto para el gusto de Albada, sobre todo teniendo en cuenta que la concesión de la que disfruta sobre la planta de Nostián finaliza con el año. Pero más allá de eso, el convenio sirve para unir dos sistemas de tratamiento de basuras, el de la Xunta y el del Ayuntamiento, que hasta ahora han permanecido separados y que, en cierta manera, siempre se han considerado antagónicos hasta en el código de color de los contenedores.

Mientras que casi toda Galicia envía sus desechos a Sogama, A Coruña y casi toda el área metropolitana (excluido Arteixo, que se retiró recientemente), las envían a Nostián. En efecto, aunque en la mayoría de la comunidad autónoma rige el sistema Ecoembes, de contenedor amarillo, en A Coruña el Ayuntamiento y el Consorcio de As Mariñas plantearon hace 20 años otro modelo distinto. Fue el alcalde Francisco Vázquez decidió construir la más moderna planta de tratamiento de residuos de España, tras el desastre del vertedero de Bens, un proyecto que muchos expertos consideraban demasiado ambicioso y tecnológicamente pionero, lo que provocó que, al principio, la tasa de reciclaje fuera muy baja. Se había calculado que Nostián recuperaría casi el 65% de los residuos que llegasen pero en el año 2003 los rechazos fueron del 96%. Para reducirlo al actual 55% fue necesaria una gran inversión por parte de Albada.

Mejoras

Pero en las últimas décadas se han implantado mejoras que han disparado su eficiencia. Según los datos de 2018, se recuperan 60 kilos por habitante y año de papel y cartón, mientras que Sogama solo recoge 21 kilos por habitante y año. En el resto de España, la media es de 30.

 La planta de Nostián es, además, más económica: la media en España del coste de tratamiento de residuos ronda los 76 euros per cápita, mientras que es de 78 euros en A Coruña y de entre 99 y 119 euros en Galicia  Pero eso no impide que ahora Nostián tenga que recurrir a Sogama.

Comentarios