miércoles 20/1/21

Los matrimonios de coruñeses en el registro civil cayeron un 62% en 2015

Los coruñeses vuelven a apostar por las grandes bodas. El registro civil desluce mucho la fiesta y quizá por eso, una vez pasados los peores años de la recesión económica, las parejas optan por otras opciones para sellar su relación.

Las parejas se deciden por otros lugares antes que por el registro civil para casarse	patricia g. fraga
Las parejas se deciden por otros lugares antes que por el registro civil para casarse patricia g. fraga

Los coruñeses vuelven a apostar por las grandes bodas. El registro civil desluce mucho la fiesta y quizá por eso, una vez pasados los peores años de la recesión económica, las parejas optan por otras opciones para sellar su relación. Esta teoría cobra fuerza al establecer comparativas entre los datos de matrimonios publicados por el Instituto Galego de Estatística (IGE) y el balance del registro civil coruñés relativo a 2015. La memoria del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) revela que en tan solo un año el número de ceremonias en este departamento se redujo en un 62%.
El registro civil no acaba de convencer como lugar donde casarse. Es al menos lo que refleja el informe del TSXG relativo al pasado ejercicio, que indica que tan solo 333 parejas cambiaron de estado civil ante un funcionario de este servicio judicial. La bajada ha sido muy grande, pues en 2014 se contabilizaron 865 matrimonios. La caída fue de más del 60%. De hecho, los departamentos homólogos de ciudades como Vigo no sufrieron este batacazo. En la urbe olívica tramitaron más del doble de expedientes de unión en 2015.

cambio de tendencia
En 2013 los números también eran mucho más elevados, al rozar los 800. En concreto, se registraron 796 acuerdos.
A falta de conclusiones que expliquen este importante cambio de tendencia en el documento que resume la actividad del Tribunal Superior el año pasado, parece que la variación no se debió a una caída general de las bodas entre los coruñeses. O al menos no solo fue por eso.
La prueba está en el balance que tiene en su poder el Instituto Galego de Estatística (IGE) pues en el último trienio las celebraciones –sin especificar de qué tipo, si civiles o religiosas– no han parado de aumentar. Tanto de 2013 a 2014 como de ese año a 2015 se produjeron pequeños incrementos. El último, de un 2% al contemplar la celebración de 959 bodas en la ciudad. Este dato representó el 60% de las ceremonias de toda la comarca y un 23,76% de las que se oficiaron en la provincia.

el 11% de galicia
Además, a nivel gallego A Coruña centralizó el 10,9% de las bodas. En este contexto, una de las explicaciones más plausibles es que la gente se decantase por otras modalidades de boda una vez pasada la crisis.
Los resultados del IGE relativos a otros municipios del área metropolitana parecen corroborar esa teoría pues tanto Oleiros como Arteixo, donde hay más negocios hosteleros especializados en bodas, sufrieron un ligero repunte con respecto a las referencias de 2014.

Comentarios