domingo 21.07.2019

Matogrande contará con seguridad para custodiar sus plazas privadas

La asociación de vecinos espera poner en marcha la iniciativa contra la desprotección antes del fin del verano

Las plazas privadas de uso público son los lugares que patrullarán los vigilantes | quintana
Las plazas privadas de uso público son los lugares que patrullarán los vigilantes | quintana

La asociación de vecinos de Matogrande ha decidido contratar un servicio de seguridad para vigilar las plazas privadas de uso público de su barrio. El presidente de la asociación, Esteban Velasco, aseguró que la decisión fue adoptada en votación durante una asamblea celebrada el jueves y que se prolongó hasta tarde. “Se ha decidido por unanimidad”, recalcó. De esta manera, los vecinos del barrio quieren combatir la sensación de inseguridad que les han generado los episodios de vandalismo y robos en la zona, tanto en comercios como en viviendas particulares, que se han registrado en los últimos meses. 

Un ejemplo de ello son las viviendas de la calle de Enrique Mariñas, que padecen de vez en cuando allanamientos. Su peculiar configuración, en grandes bloques situados a lo largo de una calle que da a Alfonso Molina, parece favorecer esta clase de delitos. Hace unas semanas, los vecinos denunciaron dos intentos de robo en el portal número nueve, así como un robo consumado en el interior de un garaje en el número uno de esa misma calle. La víctima, indignada, colgó un cartel denunciando el robo de sus pertenencias para advertir de lo que estaba ocurriendo al resto de los residentes. 

En realidad, los robos en Enrique Mariñas comenzaron ya a principios de año. Los afectados sospechan que escogen sus edificios por tratarse de comunidades grandes, en las que los vecinos no se conocen entre ellos y en las que es difícil localizar a un sospechoso simplemente por ser extraño: “Antes éramos todos propietarios, pero ahora hay muchos alquilados y no es posible estar al tanto de todas las ideas y venidas”. Para aumentar la protección, algunas de las comunidades decidieron instalar cámaras de seguridad en sus portales

Sin embargo, lo que propone Velasco (la iniciativa es suya) va mucho más allá de instalar cámaras: Matogrande sería el primer barrio en contar con su propio servicio de serenos. 

Dentro de la ley  
No es que no haya habido intentos. Se planteó hacerlo en la calle Real y en la calle Barcelona, cuando los robos y otros problemas de inseguridad saltaron a la opinión pública, pero siempre se frustró por la sencilla razón de que la figura del sereno es anacrónica e ilegal. Sin embargo, Roberto Lage, presidente de la a Asociación de Empresas de Seguridad de Galicia (Aesga) considera que la iniciativa de la asociación de vecinos de Matogrande es totalmente legal. “Lo que no es legal es poner a alguien un chaleco y decir que es un sereno”, advierte. 

La intención de Velasco es contratar una empresa de seguridad privada para que custodie las plazas privadas pero de uso público que se encuentra entre los edificios. Por supuesto, tendrán que desplazarse de una plaza a otra, con dos vigilantes por turno, para cubrir todas las zonas. Lage recuerda que, en contra de lo que se cree, sí es posible para un vigilante privado custodiar un espacio público. Un ejemplo de ello es la estación de autobuses y otro más notorio, la noche de San Juan, donde el propio Ayuntamiento contrata vigilancia privada para controlar los accesos a los arenales. Así que la legalidad de la iniciativa está fuera de toda duda, según el experto.

Mediante cuotas 
Lo que ya no está tan claro es cuándo empezará a entrar en funcionamiento este cuerpo de seguridad. Velasco espera que se pueda hacer realidad este mismo verano, siempre y cuando se resuelva el problema de la financiación. “Pensamos cobrar una cuota de cinco euros al año. Como somos más de seis mil personas, no necesitamos pagar nada más”, apuntó el presidente de la asociación de vecinos. 

Pero, además, es necesario un informe favorable de la Unidad de Seguridad Privada de la Policía Nacional. Una vez se cumplan estos requisito, Matogrande contará con varios pares de ojos más para evitar que el vandalismo y los robos afecten a la tranquilidad de sus residentes.

Comentarios