jueves 26/11/20

El Materno se beneficiará del banco de leche del hospital de Santiago para los niños más vulnerables

El hospital Materno Infantil Teresa Herrera será el tercero de Galicia en dispensar leche materna a los bebés que necesiten un suplemento. En principio, procederá del banco que tiene el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (Chus)

Los prematuros y los que tienen un retraso de crecimiento son susceptibles de recibir este suplemento | ATTILA BALAZS
Los prematuros y los que tienen un retraso de crecimiento son susceptibles de recibir este suplemento | ATTILA BALAZS

El hospital Materno Infantil Teresa Herrera será el tercero de Galicia en dispensar leche materna a los bebés que necesiten un suplemento. En principio, procederá del banco que tiene el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (Chus), pero en un futuro próximo se convertirá también en centro de recogida junto al Álvaro Cunqueiro de Vigo. Se desconocen los litros y la fecha de comienzo, pero la idea es que el de As Xubias tenga reservas suficientes para abastecer a todos los neonatos que lo requieran. 

La coordinadora del Banco de Leche Materno del Chus, Olalla López, explica que el Materno ya tiene instalada la aplicación informática desde la que se registra y codifica toda la leche donada y pasteurizada en Santiago. Así es que a través del programa, realizarán un seguimiento sobre el alimento, “de qué madre procede y a quién va dirigida”. Desde las peticiones hasta la dispensación de esa leche, la red hospitalaria tendrá un control absoluto sobre la misma. 

Además, cuentan con todas las garantías para que no se pierda la cadena de frío: “La leche se pasteuriza y se almacena a menos 20 grados bajo cero, la misma temperatura en la que se trasladará al Materno mediante transporte directo y urgente”. 

Proceso
El proceso es simple. Las donaciones suelen corresponder a extracciones acumuladas en tres semanas o un mes, que congelan en casa después de recibir las correspondientes recomendaciones con el objetivo de que la leche no se contamine. En la unidad, la descongelan y la calientan a 62 grados durante 30 minutos: “Así conseguimos eliminar bacterias y virus” y se vuelve a congelar hasta que se dispensa. La leche puede estar tres meses almacenada. 

En concreto, desde que comenzaron el año pasado, Santiago lleva repartidos 300 litros de leche, de los que se han usado 145 con un repunte muy importante desde principio de 2017. Es por eso que viendo el excedente, contemplaron la opción de ampliar el radio de acción a la ciudad para que los pequeños se beneficien de las hormonas de crecimiento e inmunológicas que no aporta la leche de fórmula. Sobre la cantidad que cederán al Materno, Olalla dice que se desconoce porque esto será en función de las necesidades y de lo que utilice cada paciente: “Normalmente, cada niño usa entre cuatro y cinco litros”. 

Así es que tras una estimación de la demanda, el Materno asignará cada lote según las características de cada bebé. Olalla explica que es una especie de alimentación a la carta: “Las leches son diferentes y las hay con una mayor proporción de proteínas para los prematuros o los que padecen cardiopatías”.

El banco de leche materna está pensado para los más vulnerables. López señala que, de forma global, están los prematuros o los que sin llegar a serlo tienen un retraso de crecimiento o un riesgo de patología intestinal. También los que nacen con cardiopatías o sufrieron una asfixia perinatal. Los litros que tienen almacenados pueden servir para aproximadamente 28 nuevos receptores y ahora que A Coruña también se nutrirá de su banco, Olalla indica que se hará un cálculo semanal.

En España, la primera comunidad en completar la alimentación de los bebés con leche de otra madre fueron las Islas Baleares en 2014. La Asociación Española de Banco de Leche Humana tiene un control de todos los puntos en los que se dona y los que están en proyecto. En este sentido, las madres interesadas en hacerlo pueden contactar con el Chus en el número 981 955 623 o escribiendo a [email protected] 

Así, concertarán una cita con el centro para asegurar que no haya nada que contraindique la donación, ni está consumiendo medicamentos adversos. Después de comprobar en una analítica que está bien, el Chus le facilitará a la donante el material necesario para recoger la leche y acumularla. Desde el Sergas, informan que entre los dos centros dieron ya alimento a 87 bebés.

Comentarios