miércoles 21/10/20

Más de un millar de usuarios de Alvedro se ven afectados por una nueva oleada de desvíos

Más de 1.200 usuarios de Alvedro resultaron perjudicados por los cinco desvíos registrados entre la noche del jueves y ayer debido a la niebla y, según denuncian algunas voces, a las inadecuadas condiciones de mantenimiento del entorno del aeropuerto.

La niebla, en última instancia, está detrás de casi todos los desvíos | pedro puig
La niebla, en última instancia, está detrás de casi todos los desvíos | pedro puig

Más de 1.200 usuarios de Alvedro resultaron perjudicados por los cinco desvíos registrados entre la noche del jueves y ayer debido a la niebla y, según denuncian algunas voces, a las inadecuadas condiciones de mantenimiento del entorno del aeropuerto.
El jueves llegaron a enviarse a Santiago dos aviones de Vueling, otro de la aerolínea Iberia y un cuarto de Air Europa, lo que implicó a unos 1.150 clientes. Aunque ayer solo se registró un desvío –además de la llegada de un Vueling que tiene base en A Coruña vacío debido al cambio de itinerario de la noche anterior para reducir el perjuicio–, el regreso a Madrid de un Air Europa que debía llegar a primera hora de la tarde provocó la cancelación o modificación de varios actos previstos en la ciudad. Por ejemplo, Pablo Milanés tuvo que suspender su colaboración en el concierto de Luis Emilio Batallán.
Aunque al cierre de esta edición había transcendido que algunos pasajeros fueron recolocados en los dos puentes aéreos siguientes (fletando aviones más grandes de los habituales), lo cierto es que los desajustes en las agendas de decenas de personas ya no tenían solución.
En este contexto la Sociedad para el Desarrollo del Aeropuerto de Alvedro Vuela más alto criticó la supuesta “pasividad” del gestor de navegación aérea de España, Enaire, porque entienden que los problemas por la niebla y el mal tiempo se podrían haber solventado si se auditase y cumpliese la normativa de servidumbres.

Limpieza de las servidumbres
Según aseguran, que no se talen los eucaliptos que hay al final de la pista –o en la cabecera sur– hace que se reduzca “la efectividad del ILS”, es decir, hace que este sistema de ayuda al aterrizaje aumente la distancia del suelo a la que se debe tomar la decisión de frustrar un aterrizaje. A esta circunstancia achacaron de forma directa los cuatro vuelos del jueves, con las afecciones a sus respectivos despegues de la infraestructura coruñesa.
Los expertos recordaron que en numerosas ocasiones trataron de manifestar a los técnicos o responsables de Enaire y AENA “la importancia de tener limpias de obstáculos las servidumbres” para que los pilotos pudiesen estirar más el tramo de acercamiento a la pista y no se viesen obligados a ascender de una forma demasiado abrupta.
“La respuesta fue despreciar la ganancia que se produciría con la tala de los eucaliptos, que en días así se antoja determinante”, destacaron. Su razonamiento tiene lógica a tenor de la información que maneja y que comunicó Enaire hace unos meses acerca de las particularidades de Alvedro.

Comentarios