martes 19/1/21

Más de cien personas al día acuden ya al punto de calor del Comité Antisida

La crisis sanitaria disparó la demanda de ayuda de esta entidad hasta casi un 30% entre la población en riesgo 
Sonia Valbuena, Julio García Comesaña y Gonzalo Trenor, en el punto de calor de Casco | quintana
Sonia Valbuena, Julio García Comesaña y Gonzalo Trenor, en el punto de calor de Casco | quintana

El punto de calor de Casco (el Comité antisida de A Coruña), recibió ayer la visita del conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, puesto que hoy se celebra el Día Mundial del Sida. “En Casco, si de algo sabemos, es de pandemias y de virus”, comentó su directora, Sonia Valbuena, que agradeció la subvención autonómica que permitió renovar el punto de calor de la calle de Padre Sarmiento. Con la crisis, la población atendida creció entre un 20 y un 30%. “Se está atendiendo a más de cien personas al día”, advirtió.  

El conselleiro y el delegado territorial, Gonzalo Trenor, visitaron las instalaciones de la mano de la presidenta de Casco, Begoña Pérez, y de Valbuena, que destacó que ninguno de sus servicios cerró sus puertas ni un solo día: el piso de acogida para seropositivos, el de personas en riesgo de exclusión social, el punto de calor, el sex-point o el programa de prisiones.

Para el próximo año, las perspectivas de Valbuena no son nada halagüeñas: “Tenemos muchísimo trabajo que hacer, vamos a tener un gran crisis social, un gran problema de salud mental, de familias que se van a romper y es el momento de arrimar al hombro”. Eso quiere decir que “los Servicios Sociales no pueden estar en manos de ideologías ni de partidismos”.

Perfiles variados 
Los perfiles que atiende Casco son variados: familias que se han quedado en al calle, enfermos psiquiátricos, etnias minoritarias, presos, prostitutas, toxicómanos. Esto les obliga a un enfoque multidisciplinar, que incluye entre su plantilla a psicólogos, sexólogos, monitores y abogados. “Todos los programas de Casco son los 365 días al año”, recuerdan. 

Pero existe un colectivo especialmente desprotegido y que se encuentra en situación de gran vulnerabilidad: las trabajadoras de sexo. Habilitaron un nuevo punto de calor para prostitutas, sobre todo transexuales. “Que, como siempre, es uno de los colectivos más vulnerables”, señaló la directora de Casco.

Para Valbuena, hoy es un buen día para poner en valor todo ese trabajo ante los ojos del público: instalarán una mesa informativa con pantalla en la plaza de Lugo y las pantallas del Paseo Marítimo exhibirán imágenes de Casco, al igual que la de la Facultad de Sociología. Y, siguiendo lo que ya es una tradición que se remonta a varios años atrás, la Torre de Hércules se teñirá de rojo. 

Comesaña elogió el trabajo de Casco desde 1990 y recalco la importancia de la efeméride: “Cada un de decembro, nos unimos o redor das personas con VIH e unimos a nosa voz”. El conselleiro presentará hoy el informe VIH Sida 2020 pero ayer adelantó que arroja datos preocupantes, como que el 80% de los caos de contagio derivan de relaciones sexuales de riesgo.

La prevención, la detección precoz y el tratamiento son vitales para contener el VIH. “O 48% dos novos casos son de pronóstico tardío”, se lamentó.

Comentarios