martes 27/10/20

Más de 2.000 trabajadores del metal cortan Lavedra durante una hora

El sector del metal volvió a hacer ayer una demostración de fuerza con una marcha en la que participaron cerca de 2.000 personas, según fuentes de la Policía Local.

Los paraguas se sumaron a las banderas para poner una nota de color en un día gris durante la marcha de protesta del metal | javier alborés
Los paraguas se sumaron a las banderas para poner una nota de color en un día gris durante la marcha de protesta del metal | javier alborés

El sector del metal volvió a hacer ayer una demostración de fuerza con una marcha en la que participaron cerca de 2.000 personas, según fuentes de la Policía Local. La protesta, organizada por CCOO, UGT y CIG, recorrió desde Santa Cristina hasta la plaza de Luis Seoane, en la segunda Fase de Elviña, pasando por el puente de A Pasaxe y Alfonso Molina, lo que provocó un enorme embotellamiento durante una hora. Tras siete días de huelga, la de ayer fue la última gran protesta exigiendo la renovación del convenio. En septiembre, después del paro vacacional del mes de agosto, los representantes prometen volver con más fuerza a una campaña que, advirtieron, puede alargarse mucho en el tiempo.
La marcha, que pretende renovar un convenio colectivo caducado en noviembre de 2014 y que afecta a unas 20.000 personas en la provincia, coincide con la séptima jornada de huelga, con un seguimiento que los sindicatos cifran en más del 90% en las empresas en las que tienen representación. Eduardo Caamaño, responsable del sector del metal en la CIG, calificó de “éxito total” la jornada, con un “incremento” de la participación, lo que para él supone que quedan “consolidadas” las demandas de los trabajadores.
Conversaciones paralizadas 
“Se non cambia a actitude por parte da patronal, teremos que ampliar as convocatorias de folga”, declaró Caamaño, quien recordó que no existe “ningún tipo de contacto a día de hoxe”. Los tres sindicatos se reunirán el mes que viene para valorar estas jornadas y hacer una propuesta para nuevas convocatoria porque, desde el día doce, no ha habido ningún avance en las conversaciones con la patronal, de ahí que consideren que la protesta puede alargarse en el tiempo, como advirtieron a los participantes. 
Los trabajadores piden incluir en el nuevo convenio la subrogación de las subcontratas en todos los sectores, lo que implicaría que los trabajadores subcontratados no pierdan la antigüedad cuando sigan prestando sus servicios para la misma empresa, aunque con otro intermediario. Otra de sus demandas es la actualización del IPC, aunque la patronal ofrece una subida de un 4,5 por ciento para cuatro años, que no llega al 1,6 por ciento de subida del IPC del año pasado.
Reivindican además que se regulen las guardias, pues afirman que los compañeros que están en mantenimiento tienen el móvil siempre disponible, las veinticuatro horas, pero por convenio no tienen derecho a cobrar nada por ello.
Mantienen que la patronal pretende duplicar la jornada irregular y reducir a la mitad el sueldo que se percibe en los tres primeros días de baja por enfermedad común. “Non somos animais de compañía, queremos decidir as mutuas ás que vamos”; exigieron. Los trabajadores solicitan también que el uso de empresas de trabajo temporal se reduzca a periodos de vacaciones o a ausencias por baja (puntos que la patronal asegura que ya se han acordado). "O convenio colectivo é a loita máis importante que imos librar”, advierten. l

Comentarios