lunes 21/9/20

Más de 1.200 personas se beneficiaron de la Risga durante el mes de junio

Durante el pasado mes de junio 1.201 personas de la ciudad se beneficiaron de la Renda de inclusión social de Galicia (Risga), una iniciativa impulsada por la Consellería de Política Social.

Las solicitudes para percibir esta prestación se pueden hacer en la sede territorial de la Xunta en la ciudad | patricia g. fraga
Las solicitudes para percibir esta prestación se pueden hacer en la sede territorial de la Xunta en la ciudad | patricia g. fraga

Durante el pasado mes de junio 1.201 personas de la ciudad se beneficiaron de la Renda de inclusión social de Galicia (Risga), una iniciativa impulsada por la Consellería de Política Social. Esto supuso para la Xunta un desembolso de 531.000 durante este período, en el que los datos se mantuvieron cercanos a la media de todo el año.
Esta prestación está destinada a garantizar recursos económicos de subsistencia a personas en situación de exclusión social o en riesgo de ello.
Esta contribución también está pensada desde la administración autonómica para que los beneficiarios de la Risga puedan conseguir de una manera progresiva su autonomía e integración social y laboral.
Para lograr este último objetivo, desde la Xunta se llevan a cabo procesos personalizados de inserción con apoyo técnico y financiero del sistema autonómico de servicios sociales y también del de empleo. Esta parte supone un punto esencial del programa para evitar que los beneficiarios permanezcan en una situación de exclusión social y así favorecer su integración.
Los datos del pasado mes de junio reafirman la tendencia de la Risga en la ciudad, que se mueve cada mes alrededor de los 1.200 beneficiarios tras experimentar un ligero crecimiento desde que comenzó el año. De esta manera, la Xunta destina a la ciudad, a través de esta prestación económica, unos seis millones de euros anuales.

Requisitos
Los requisitos para poder acceder a la Risga son: estar en situación de exclusión social o en riesgo de ello; tener residencia efectiva y constatada por lo menos durante los seis meses anteriores a la presentación de la solicitud; ser mayor de 25 años; tener residencia legal; disponer de una unidad de convivencia de ingresos inferiores al tramo personal y familiar que le correspondería y no contar con bienes patrimoniales con los que se pueda entender que existen los medios suficientes para subsistir; y que no existan personas legalmente obligadas y con la posibilidad de prestarle alimentos de acuerdo a lo establecido en la legislación civil.
También durante el pasado mes de junio el Ayuntamiento contaba con la asignación por parte de la Xunta de hasta 25.939 horas a través del Servizo de Axudas no fogar (SAF), de las que la administración local dejó sin ejecutar 1.257.
Este servicio de la Consellería de Política Social responde a actuaciones llevadas a cabo en el entorno de las personas y que están relacionadas con la atención de carácter personal.
El objetivo es permitir al beneficiario que pueda realizar actividades básicas de la vida diaria, además de prestar atención de carácter doméstico y del hogar. La finalidad que persigue esta iniciativa es la de incrementar la autonomía personal del usuario así como su calidad de vida, posibilitando la permanencia en su domicilio sin necesidad de tener que ser trasladado a un centro de atención continuada.
La Xunta se hace cargo del 70% del coste total de este servicio, por lo que durante el pasado mes de junio destinó algo más de 251.000 euros a ello.
Mientras tanto, el Ayuntamiento es responsable del 12% del coste total del servicio y, finalmente, los usuarios del Servizo de Axudas no Fogar deben abonar una media de 2,5 euros.

Ayudas para la inclusión
Otro de los servicios que la Xunta pone a disposición de los gallegos que se encuentran en situación de exclusión social o en riesgo de ello son las Axudas de Inclusión Social (AIS).
La administración autonómica concedió en los seis meses y medio que transcurrieron de año un total de 63 de estas ayudas, lo que supusieron cerca de 77.000 euros de inversión.
Las AIS son prestaciones económicas de carácter no periódico con las que se busca posibilitar o reforzar procesos de inclusión social, además de atender a personas o familias en situación de grave emergencia y que pudiesen finalizar en condiciones de exclusión social.
Finalmente, y dentro de su catálogo de iniciativas, la Consellería de Política Social también cuenta con un programa de Teleasistencia domiciliaria. Este servicio telefónico funciona de manera ininterrumpida con un equipamiento especial y además cuenta con la colaboración de la Cruz Roja.
Desde que comenzó el año, en A Coruña se dieron de alta 473 nuevos usuarios que se benefician de este servicio que promueve la autonomía personal, evita el aislamiento y se encarga de proporcionar seguridad y tranquilidad a los beneficiarios y a sus familiares.
El objetivo de este servicio de teleasistencia domiciliaria es que en el caso de que tenga lugar una situación que requiera una intervención de carácter urgente, el usuario tenga asegurado que puede contar con una atención inmediata. Esto contribuye al bienestar de las personas usuarias, que saben que en caso de necesidad tendrán ayuda de manera inmediata.

Comentarios