sábado 24/10/20

La Marea se retrasa dos meses en su plan para readaptar Bens a los perros

El parque de Bens mantiene el mismo aspecto de siempre este mes de agosto a pesar de que el Ayuntamiento anunció ya en mayo que a partir de junio empezaría a trabajar para dar un mayor protagonismo a los perros en el espacio verde.

El parque de Bens permanece igual que hace unos meses, con escasa afluencia de gente | quintana
El parque de Bens permanece igual que hace unos meses, con escasa afluencia de gente | quintana

El parque de Bens mantiene el mismo aspecto de siempre este mes de agosto a pesar de que el Ayuntamiento anunció ya en mayo que a partir de junio empezaría a trabajar para dar un mayor protagonismo a los perros en el espacio verde. Sin embargo, dos meses después todavía no hay ningún cambio visible en la zona. Esta inacción resulta llamativa toda vez que la Marea rechazó el proyecto para crear en el mismo lugar el Museo de Automoción e Historia de la Fundación Jorge Jove pese a que esta tiene la concesión legal de parte del terreno. 
Son contadas las personas que en la actualidad se acercan hasta Bens para practicar deporte o pasear. La mayoría de los usuarios, que también son escasos, se distribuyen por el espacio verde con sus perros. Sin embargo estos últimos todavía no cuentan con la zona de ocio especialmente diseñada para ellos por la Concejalía de Medio Ambiente. 
El pasado mes de mayo la edil María García, acompañada por la de Participación, Claudia Delso, compareció para anunciar la adaptación del parque a las mascotas en un plan que compatibilizaría el disfrute de la naturaleza con el ocio familiar. 
Uno de los primeros objetivos era adecuar una zona para canes pero, de momento, no se han producido cambios. García aseguró que a partir del mes de junio iban a iniciar la compra de materiales y, en consecuencia, las obras. 
Sin embargo, dos meses después nada más ha trascendido del proyecto y Bens sigue tan infrautilizado como siempre. Ni hay caniles, ni duchas ni tampoco existe rastro del circuito de agility prometido, y las mascotas campan a sus anchas con baños en las fuentes incluidos. 

Sin noticias del convenio
La situación llama la atención todavía más porque el cambio de rumbo para atraer a más gente al lugar se impuso al proyecto para el Museo de Automoción e Historia que tenía previsto construir la Fundación Jorge Jove. Sin embargo, no ha habido avances en ninguno de los dos sentidos. 
Saltándose lo firmado por el anterior Gobierno local con este organismo privado, el actual equipo del alcalde Xulio Ferreiro decidió que en el lugar no había sitio para la iniciativa expositiva, cultural y de formación. Eso sí, a nivel legal, existe un convenio por el que la Fundación tiene cedidos los terrenos por 90 años y no se ha aclarado en ningún momento cómo se resolverá ese fleco.
Quizá el retraso a la hora de acometer alguna modificación en la zona verde –que cuenta con una parcela dotacional en la que estaría el museo– tenga que ver con alguna conversación entre ambas partes que todavía no haya trascendido públicamente.

Comentarios