• Martes, 25 de Septiembre de 2018

La Marea y el PP se unen para reclamar que se condone la deuda del Puerto

La corporación municipal volvió ayer al salón de sesiones de María Pita tras el descanso veraniego con el futuro de los terrenos portuarios como principal asunto.

La Marea y el PP se unen para reclamar que se condone la deuda del Puerto

La corporación municipal volvió ayer al salón de sesiones de María Pita tras el descanso veraniego con el futuro de los terrenos portuarios como principal asunto. La deuda del Puerto y la gestión de la fachada litoral pusieron de acuerdo a la Marea Atlántica y al Partido Popular, que aprobaron juntos una moción –de los primeros y enmendada por los segundos– que reclama al Gobierno central la condonación de la deuda del Puerto o ayuda equivalente; la creación por parte del Ayuntamiento, Xunta y Ministerio de Fomento de una comisión de seguimiento que revise los convenios de 2004 con el objetivo de que los terrenos portuarios sean públicos; creación de un ente público que gestione esos terrenos; y reclamar a Fomento y a Puertos del Estado que ejecuten la conexión por tren a Langosteira.
Esta alianza puntual, criticada incluso por miembros del Gobierno local en redes sociales poco después de producirse la votación, permitió que saliese adelante la última de las cuatro mociones presentadas por los grupos, cuando planeaba sobre el salón de plenos la sombra de que la reclamación de la condonación de la deuda portuaria se quedase sin aprobar.
La Marea había presentado sin conocimiento del PSOE una enmienda a la moción socialista que incluía la condonación de la deuda y que se asegurase la titularidad y gestión pública de los terrenos portuarios, puntos de divergencia con su presumible partido de apoyo, que no quiere que se queden sin exigir las responsabilidades a la Autoridad Portuaria. El portavoz municipal socialista, José Manuel García, puntualizó que esa es, precisamente, la clave a la hora de distinguir los casos entre A Coruña y Valencia: mientras que en esta última se creó un consorcio (Estado, autonomía y Ayuntamiento) para las obras perdonadas por el Estado, la deuda en A Coruña es de la Autoridad Portuaria. Defendió la constitución de un consorcio propietario del puerto interior, anulando el protocolo entre la Xunta y Fomento.

Agravio comparativo
Desde la premisa de que la construcción del Puerto Exterior es una obra del Estado y tiene usos productivos –no como la Fórmula 1 o la Copa América de vela valencianas– la portavoz del BNG, Avia Veira, reclamó la condonación de la deuda tras destacar que el agravio comparativo con Valencia viene de años atrás. En su moción, rechazada por el PSOE con la abstención del resto de los grupos, pedía la condonación de la deuda y una consulta popular para tratar la devolución gratuita de los terrenos de la fachada marítima.
El popular Martín Fernández Prado, que también habló de falta de trato igualitario, defendió el convenio firmado por la Xunta y el Gobierno central este año, que, insistió, garantiza la llegada del tren a Langosteira, en una moción que, pese a contar con muchas similitudes con respecto a la de la Marea, no obtuvo sus votos, ni lo del resto de los grupos.
Tras la votación del PP a favor de la propuesta mareante –enmendada por los propios populares– y ante las críticas por lo que el resto de los grupos consideró un cambio de parecer, Fernández Prado recordó que el Partido Popular ya había votado a favor de mociones de la Marea y del PSOE dirigidas a que el Ejecutivo aligerase la deuda portuaria.
El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, pidió credibilidad, compromiso y valentía al PSOE para apoyar su propuesta, pero no obtuvo su voto favorable. Tampoco el de la representante nacionalista, que optó por abstenerse. Fueron las manos levantadas en la bancada del PP las que permitieron que se aprobase la moción. No obstante, tuvo palabras muy críticas para la formación, a la que acusó de hacer “un exercicio de cinismo enorme”, atendiendo a lo ocurrido la semana pasada en el consejo de administración de la Autoridad Portuaria, que Varela abandonó cuando no le dejaron presentar su propuesta para los terrenos portuarios. Un acto, el de dejar el consejo, que a él le afearon desde el bando socialista.
Pese a los reproches, la satisfacción era patente entre los mareantes, y a su juicio, “o tempo está dando a razón a todos os postulados que o Goberno local defendeu dende o principio”. l