miércoles 17.07.2019

Una mano anónima provoca un incendio en el antiguo bar Remanso

El edificio lleva cinco años en estado de abandono, después de que el PP echara al hostelero que 
la regentaba

La Policía Local precintó la cafetería en ruinas después de que los bomberos sofocaran el incendio | quintana
La Policía Local precintó la cafetería en ruinas después de que los bomberos sofocaran el incendio | quintana

Los bomberos municipales extinguieron ayer un incendio que se declaró en el sótano de la antigua  cafetería de El Remanso, en Cuatro Caminos. El fuego, que no revistió importancia, fue provocado intencionadamente, según todos indicios. Los bomberos descubrieron unos maderos ardiendo junto a la pared. “Generó mucho humo que envolvía la cafetería –comentó el sargento al mando– pero no causó muchos daños”. Hay que tener en cuneta que el sistema eléctrico estaba desconectado, así que no cabe casi ninguna posibilidad de que el fuego no fuera intencionado.

Después de que concluyeran las labores de extinción, la Policía Local procedió a precintar el inmueble. De esta manera, concluyó el incidente, que pone de relieve el abandono que sufre la antigua cafetería desde que hace  cinco años, el hostelero que disfrutaba de la concesión fue expulsado por impago continuado. En febrero de 2017 perdió gran parte de su cubierta de cristal debido a un temporal, y los operarios tuvieron que retirar el resto para prevenir nuevas caídas de vidrios. No de la cafetería en sí, sino del tejado que formaba sobre la parada de bus ante el peligro que ofrecía para los viajeros del transporte público. Pero no se realizó ninguna tarea de saneamiento, a pesar de las reivindicaciones vecinales. 

Para finales del año pasado 
El Gobierno del PP de Carlos Negreira proyectó convertirla en un centro cívico para Cuatro caminos y la Marea Atlántica recogió el testigo del proyecto pero nunca llegó a materializarse. La junta de gobierno local en octubre del año pasado aprobó el proyecto de reforma para que fuera un espacio de usos múltiples, pero no llegó a licitarlo, a pesar de su presupuesto de 423.000 euros. Se esperaba el comienzo de las obras para finales de 2018, pero se demoró. 

La idea de la Marea Atlántica era reformar la planta baja y el sótano, de unos 80 metros cuadrados cada una, con entradas independientes desde el exterior y vestíbulos adosados a cada una de ellas, que pueden funcionar como ampliación de la misma, además de una estancia de servicio para acopio de mobiliario y otros servicios.

Ambas salas contarían con baños, accesos mediante ascensor,  escaleras y están diseñadas para ser lo más polivalentes posible, de manera que puedan funcionar de manera independiente al mismo tiempo. Para eso, cuentan con aislamiento acústico. La cubierta actual se eliminaría y mantiene la pérgola de hormigón existente en la plaza, que se sanea y se dota de otra cubierta de vidrio.
Durante su campaña, la alcaldesa, inés Rey, se comprometió a llevar a cabo de manera inminente el proyecto del Remanso como un centro cívico con espacio para la asociación de vecinos y que pueda desarrollar sus actividades con normalidad. “El PP dejó un proyecto sin consenso, la Marea lo canceló y creó otro sin diálogo y ahora el edificio se encuentra abandonado”, resumió la regidora socialista.

Comentarios