jueves 22/10/20

Mamparas en las aulas y turnos de entrada protagonizan el primer día de clase en Secundaria

Durante la mañana de ayer hubo movilizaciones de protesta contra el protocolo de vuelta a los centros
Los alumnos volvieron al Eusebio da Guarda con mamparas en las aulas y turnos de entrada. Ayer también hubo protestas ante el edificio de la Xunta | Pedro Puig
Los alumnos volvieron al Eusebio da Guarda con mamparas en las aulas y turnos de entrada. Ayer también hubo protestas ante el edificio de la Xunta | Pedro Puig

Las últimas dos semanas están siendo protagonizadas por la vuelta a la nueva normalidad en el ámbito escolar. Primero fueron las guarderías, después los colegios de Infantil y Primaria, siguió la universidad y, ayer, echó a andar parte del curso de la educación Secundaria, marcado por las novedades, como las mamparas en las aulas y los turnos de entrada al recinto educativo.

Desde primera hora de la mañana, la estampa era similar en la mayoría de institutos de la ciudad, con colas de alumnos, separados por la distancia de seguridad establecida por las autoridades sanitarias, esperando su turno para poder acceder a sus respectivas aulas, eso sí, de manera escalonada, con turnos establecidos con anterioridad.

Era el caso del IES Eusebio da Guarda, que dividió este regreso educativo en varios turnos durante varios días. Los primeros fueron los alumnos de Segundo de ESO, que se disponían en filas por la plaza de Pontevedra, antes de conocer sus nuevas aulas y profesores.

La jornada en la ciudad transcurrió sin incidencias llamativas, al contrario de lo ocurrido en el regreso de Infantil y Primaria, cuando la Policía Nacional tuvo que detener a un padre por acceder al recinto educativo sin mascarilla y por tratar de agredirlos cuando le solicitaron su marcha de este.

Tanto en la jornada de hoy, como en la de mañana, el resto de alumnos que no comenzaron ayer lo harán con la misma tónica, y estrenando también los nuevos recorridos señalizados por el personal de cada instituto.

Concentración
Pero, precisamente todas estas medidas de control, y su implantación por parte de los organismos educativos de la Xunta de Galicia, levantaron muchas críticas en las últimas dos semanas, algo que ayer se trasladó en forma de huelgas y movilizaciones, como la vivida ante el edificio administrativo del Gobierno autonómico en la ciudad.

Decenas de personas mostraron su disconformidad ante los planteamientos de la Xunta, solicitando más personal, menores ratios de alumnos por aulas y más recursos para los centros.

Comentarios