martes 1/12/20

La lucha entre los partidos se agudiza a siete meses de las elecciones municipales

La actualidad municipal se vio envuelta en las pasadas semanas en diversas polémicas que han aumentado la tensión entre los grupos en el palacio de María Pita. Todavía faltan siete meses para las elecciones, pero las diferencias

El pleno extraordinario por la polémica de los pisos fue uno de los detonantes de la situación actual | javier alborés
El pleno extraordinario por la polémica de los pisos fue uno de los detonantes de la situación actual | javier alborés

La actualidad municipal se vio envuelta en las pasadas semanas en diversas polémicas que han aumentado la tensión entre los grupos en el palacio de María Pita. Todavía faltan siete meses para las elecciones, pero las diferencias entre las formaciones se acentúan en un clima preelectoral.

A pesar de que todavía queda bastante camino hasta que los ciudadanos acudan a las urnas para decidir a sus representantes políticos, la pugna entre las formaciones apunta a haberse desatado sin vuelta atrás y llamada a incrementarse con el paso de las semanas.

A ello han contribuido diversos acontecimientos, algunos de ellos que desataron las mayores polémicas en los más de tres años transcurridos de mandato. El detonante inicial que provocó que comenzase a subir la temperatura fue el pleno extraordinario en el que la oposición en bloque requirió al alcalde que depurase responsabilidades políticas por las irregularidades que se produjeron en el programa de adquisición de viviendas para alquiler social.

Insistencia
Las tres formaciones de la oposición tienen claro que los concejales Xiao Varela y Alberto Lema deberían abandonar sus cargos al ser los máximos responsables del fiasco. El primero se encargó de la gestión del programa, mientras que el segundo firmó los documentos de compraventa. Pese a que todos votaron a favor de la marcha de ambos ediles, la firmeza del alcalde en su defensa causa gran malestar entre la oposición, que no da el tema por zanjado y así se lo recordaron el pasado lunes en una sesión plenaria tan corta como bronca.


En el pleno extraordinario la Marea insistió en que las irregularidades que se produjeron fueron responsabilidad de los funcionarios que participaron en el proceso y que ningún concejal abandonaría su cargo.

Por si fuera poco, al final de la sesión el alcalde negó el saludo a José Manuel Dapena, concejal del PSOE al frente de este asunto. La chispa prendió esa jornada y desde entonces las cosas no se han calmado mucho.
La apertura de diligencias en un juzgado por la adjudicación del uso de la prisión a Proxecto Cárcere es otro asunto que provoca diferencias entre las formaciones coruñesas.


El Partido Popular es quien tomó la iniciativa en este asunto acusando de “amiguismo” a la Marea. Los ataques contra la formación de gobierno se llevan produciendo desde hace meses y ahora se han reforzado tras la resolución de la Fiscalía, que ve indicios de prevaricación y que precedió a la apertura de diligencias. En este caso los ataques de la formación popular no han ido dirigidos en exclusiva a la Marea, ya que también han criticado que el resto de formaciones se hayan “puesto de perfil”

Mientras, el incidente del barrido de la alfombra floral en honor de la Virgen del Rosario fue protagonista dentro y fuera del salón de plenos el pasado lunes y sirvió de nuevo para dar a los partidos nuevas excusas para. A las puertas del Ayuntamiento hubo una manifestación para protestar por este hecho y que continuó en el interior, llegando a interrumpir el pleno y terminando con el desalojo de buena parte del público.

Esto llegó después de que Xiao Varela llamase “carroñeiros” a los concejales del PP, una afirmación que no fue bien recibida desde este sector. La intervención del alcalde para apaciguar los ánimos tuvo el efecto contrario ya que su referencia a “voces de crispación” que buscaban alterar la tranquilidad fue respondida por Rosa Gallego, pidiéndole que acusase con nombre y no de manera general pero sin contestación.

Desde la Marea se culpa al PP y al PSOE de alentar las críticas de los ciudadanos hacia el Gobierno local, algo rechazado por estas formaciones, que al mismo tiempo solicitan a Ferreiro y a los suyos que hagan “autocrítica” y dejen de buscar responsables en otros lugares. Las acusaciones de la Marea no son nuevas, ya que durante todo el mandato han culpado a la oposición de “bloquear” la acción del equipo de gobierno, que está en minoría y en lugar de buscar espacios de acuerdo en numerosas ocasiones han optado por la confrontación directa.


Si las disputas a viva voz son las que más suenan, también hay otras que hacen ruido en otro terreno de juego. Las discusiones entre concejales en redes sociales son una tónica casi diaria y casi cualquier asunto sirve como mecha para prender la llama.

Este clima se produce cuando casi todas las formaciones tienen ya perfilados a sus candidatos para las próximas elecciones municipales de mayo. Nuevos actores que entran en una dinámica ya en marcha y que en los próximos meses centrarán buena parte de las disputas entre las formaciones, que tienen en los comicios un examen que marcará el futuro próximo de la ciudad.

Comentarios