lunes 30/11/20

La lotera de la suerte atrae otra gran lluvia de millones a Monelos

Hay gente que nace con estrella y hay gente estrellada y Vanesa Rubio parece ser de las primeras porque su éxito como lotera no encuentra parangón. En apenas un año ha dado los dos premios más grandes de Loterías y Apuestas del Estado que han venido a parar a la ciudad últimamente.

Vanesa Rubio posó ayer, feliz, con el cartel del premio	patricia g. fraga
Vanesa Rubio posó ayer, feliz, con el cartel del premio patricia g. fraga

Hay gente que nace con estrella y hay gente estrellada y Vanesa Rubio parece ser de las primeras porque su éxito como lotera no encuentra parangón. En apenas un año ha dado los dos premios más grandes de Loterías y Apuestas del Estado que han venido a parar a la ciudad últimamente.

La encargada del despacho del número 27 de la avenida de Monelos, que es un negocio mixto en el que la suerte comparte hueco con los productos propios de un estanco, celebraba ayer con distintas personas el hecho de que el azar le ha vuelto a sonreír. En la noche del martes el sorteo de la Bonoloto permitió que viajasen hasta A Coruña 1.541.844,82 euros gracias a la combinación de los números 17-21-38-12-29-9.

“Ni sabemos quién es el ganador ni lo sabremos”, explicó Vanesa Rubio, que prevé que el o la agraciada permanezca en silencio y disfrute de su lluvia de millones (de las antiguas pesetas) en la intimidad. La empresaria especula con el posible perfil del nuevo millonario, que podría ser un vecino, un trabajador de los Nuevos Ministerios, un visitante del Imelga o un cliente del conocido bar Os Belés.

La lotera aclaró que el boleto ganador se selló “a máquina”. “Era una apuesta semanal de tres euros” que le ha valido a su dueño una tranquilidad que ya quisieran muchos para sí.

Y tan contenta. Es verdad que el premio no le tocó a ella, pero el que no se consuela es porque no quiere y se conforma con que el volver a estar en el podio de los loteros coruñeses le traiga más clientes a su administración.

Quizá haya que probar suerte porque los dos últimos premios con una cuantía económica más elevada han venido de su mano. A principios del febrero pasado Rubio celebraba los más de 5,7 millones de euros que habían tocado en su negocio gracias a La Primitiva. Y ya por entonces se notó el incremento de las expectativas de la gente que circula por la zona de paso que es la avenida de Monelos. Al final, a fuerza de intentarlo, los millones volvieron a elegir destino, después de que en agosto el Gordo ya le dejase 55.000 euros.

Comentarios