sábado 19/9/20

Los vecinos apuntan a la pensión clandestina del King como más conflictiva que el bar

El problema de inseguridad de la calle de Barcelona parece que no es tanto el bar King como la pensión clandestina que podría regentar su dueño en ese mismo edificio e incluso en otros pisos de la zona, aunque ninguno de los dos casos están demostrados.
El establecimiento, por el momento, no ha sido cerrado, pese a la inspección del viernes 	quintana
El establecimiento, por el momento, no ha sido cerrado, pese a la inspección del viernes quintana

El problema de inseguridad de la calle de Barcelona parece que no es tanto el bar King como la pensión clandestina que podría regentar su dueño en ese mismo edificio e incluso en otros pisos de la zona, aunque ninguno de los dos casos están demostrados. Así lo transmiten los vecinos, muchos de los cuales están atemorizados por los residentes en el número 5 de la calle peatonal. Tanto, que algunos comerciantes del entorno se niegan a dar su opinión si tienen que identificarse, por miedo a las represalias. Y no es para menos, ya que todos los encuestados aseguran haber visto episodios violentos de más o menos gravedad.

Aseguran que los “clientes” viven en el edificio, por lo que cerrar el local no sería una solución

Los paseantes de la zona no se ponen de acuerdo en si cerrar el bar sería una solución. Para muchos sí porque la clientela no tendría dónde reunirse, para otros, ocuparían otro lugar, pero todos coinciden en señalar que el verdadero problema está en los edificios en los que habitan. Uno de ellos fue el que revisaron el viernes los técnicos de Sanidade de la Xunta, pero por el momento no procedieron a su precinto. Este hecho también sorprendió a los residentes del entorno que no esperan encontrar hoy el establecimiento abierto al público.

Los habituales de la zona hablan de que el propietario del inmueble no solo alquila las habitaciones de los pisos, sino incluso las escaleras y el portal. Claro que por el momento la Policía no pueden demostrarlo porque no hay recibos ni documentación que lo acredite.

controlados

En cualquier caso, muchos son los vecinos que argumentan que a la Policía le conviene que se mantenga esta situación para tener controlado este foco de delincuencia. Una persona ha señalado incluso que algunos agentes han admitido este hecho ante los vecinos.

“Así non están por ahí tirados”, señala Eleuterio López, e indica que los clientes del King son los mismos que antiguamente se reunían en el entorno de la plaza de As Conchiñas.

Aseguran que hasta el propietario de los locales resultó herido en alguna pelea

La mayoría de inquilinos del edificio tienen además antecedentes penales o son adictos a alguna sustancia, por ello les resulta complicado encontrar alojamiento y recurren a este inmueble.

La situación en la calle de Barcelona es tan grave que los hechos que todo el mundo da por ciertos se confunden con el mito. Hay rumores que hablan de que un familiar del propietario del local es abogada y de ahí, que a día de hoy todavía pueda mantener su actividad comercial. “Ahí dentro se hace de todo”, alerta Pilar Papín.

Del mismo modo, los vecinos aclaran también que el dueño es el primero en sufrir las consecuencias de su actividad, ya que en varias ocasiones ha resultado herido en las peleas.

 

Pilar papín
“Antes de que abriera este señor el bar, este era un barrio normal”

“Antes de que abriera este señor el bar, era un barrio normal, ahora hay que ir siempre mirando para atrás”. Así es como esta vecina se siente en el que siempre ha sido su zona de residencia. Denuncia que en caso de ser atacada ni siquiera “se les puede tocar” por miedo a que estén enfermos.

Pilar torres
“Además de la inseguridad, dan mala imagen a la zona”

Esta joven destaca la “inseguridad” de la zona y admite tener miedo en muchas ocasiones. Critica “la mala imagen que dan al barrio” los clientes del King, además del “follón” que provocan durante la noche y ante el que la Policía no actúa, pese a las alertas de los vecinos.

Florentino sánchez
“Cando o cerraron era porque tiñan moitos informes da Policía”

Este vecino, que afirma que “sempre hai jaleo na porta do Flash”, es de los que creen que si cierran el King, sus clientes buscarán otro lugar. Asegura que siempre hay un coche de Policía cerca del Balsa y destaca que ”cando o cerraron era porque tiña moitos informes” en contra.

José antonio sánchez
“Viven todos en el edificio y las peleas suelen ser entre ellos”

Sánchez es del barrio “de toda la vida” y duda de que el cierre del bar pueda reducir la inseguridad porque “viven todos en el edificio en alquiler”. Parece que algunas personas evitan en lo posible ir al cajero que hay justo enfrente del local, pero Sánchez señala que las peleas suelen ser entre ellos.

elisa alonso
“A la Policía le     interesa más tenerlos      a todos agrupados”

Alonso considera que para frenar la inseguridad no llega con intervenir en el bar, pero tampoco confía en que haya intención real de acabar con el problema. “A la Policía le interesa más tener a todos agrupados para controlarlos. Y si hay un robo o algo ya van ahí” para encontrar el sospechoso.

Comentarios