lunes 14.10.2019

Los vaivenes de la economía ponen de moda otra vez las “cosas de abuelas”

Optimizar al máximo la ropa y los recursos disponibles o el simple placer de sentirse realizado con un trabajo artesanal están detrás del concepto “Do it yourself” (o “háztelo tú mismo”) que se instaló ayer en la ciudad con la apertura de la tienda-taller Cómo Molo.
“cómo molo” ofrece cursos colectivos de ganchillo y calceta      á. aparicio
“cómo molo” ofrece cursos colectivos de ganchillo y calceta á. aparicio

Optimizar al máximo la ropa y los recursos disponibles o el simple placer de sentirse realizado con un trabajo artesanal están detrás del concepto “Do it yourself” (o “háztelo tú mismo”) que se instaló ayer en la ciudad con la apertura de la tienda-taller Cómo Molo. La diseñadora Lucía Ruiz de Aguirre decidió emprender esta nueva aventura empresarial al comprobar que cada vez más gente le solicitaba clases para aprender a coser y ganchillar.

Nace “Cómo Molo”, un negocio que propone cursos de costura y ganchillo

La tienda “Cómo Molo”, en la calle del Teniente General Gómez Zamalloa, abrió ayer y desde primera hora de la mañana estuvo llena de gente deseosa de encontrar las “herramientas” necesarias para crear un bolso, una bufanda, una boina o detalles decorativos desde la inspiración individual. Aún funcionando con total normalidad como tienda, “Cómo Molo” también pretende ser un punto de encuentro en el que aprender a hacer calceta y ganchillo, a crear libretas o a coser, entre otras muchas técnicas, de forma colectiva.

 expectación

“Todo surgió porque yo tengo una marca de ropa propia y la gente me preguntaba donde podía comprar las cosas y decía que quería aprender; empecé a dar clases pero la demanda aumentó y se me quedó pequeño el taller”, explica la propietaria Lucía Ruiz de Aguirre. Insiste en que apenas se encontraban los productos necesarios para poner en marcha este concepto a nivel individual y ahora dará pie a que decenas de coruñeses firmen sus creaciones y gritar el “cómo molo”.

Hasta el momento ya hay 20 inscritos en los nuevos cursos cuya matrícula se hace cada mes, mientras que El Club de los Viernes –que toma su nombre de una conocida novela– será de acceso puntual cada semana. Además, en verano una experta ayudará a los niños a inspirarse. n

Comentarios