sábado 16/1/21

Los Policías del Puerto serán los primeros trabajadores que se muden a Langosteira

La Autoridad Portuaria poco a poco avanza en el proceso de puesta en marcha de punta Langosteira.
El control de acceso no se ubicará en la entrada actual, sino en el vial que conecta con Sabón	patricia g. fraga
El control de acceso no se ubicará en la entrada actual, sino en el vial que conecta con Sabón patricia g. fraga

La Autoridad Portuaria poco a poco avanza en el proceso de puesta en marcha de punta Langosteira. Si hace unos días se conocía a través de este periódico que se estaban comenzando a balizar los muelles, hoy se sabe que se han iniciado las negociaciones para trasladar a los policías portuarios a las nuevas instalaciones.

Por el momento no hay fecha para que los agentes tengan también que patrullar en Langosteira, pero es necesario tener un plan de trabajo porque una vez que la obra se recepcione –algo que se espera ocurra en unas semanas– la seguridad privada contratada por la UTE dejará de cuidar la dársena. No solo eso, si no que se llevará consigo todas las construcciones provisionales actuales para vestuarios, bar... Por ello, el Puerto tendrá que proporcionar un lugar en el que estén sus empleados y ya está pensando en ello, aunque parece que por el momento confía en que sean las nuevas adjudicatarias las que se encarguen de la seguridad.

Según el responsable de Comisiones Obreras en el Puerto, Marcelo Quintela, la semana pasada se reunió el comité de seguridad y salud y en el encuentro la directiva trasladó el proyecto que existe para construir una caseta en la que los policías controlarán el acceso al puerto. Será una especie de contenedor de obra de seis metros de largo por más de dos de ancho con calefacción, aire acondicionado y todo lo necesario para cumplir la normativa legal. Está previsto que la caseta se instale en la zona de acceso al Puerto desde Sabón, no por donde actualmente entraban las visitas sino por donde llegaban los camiones de obra. Esta carretera de servicio conecta directamente con el polígono de Arteixo. El portavoz de los trabajadores no pone pegas al respecto, la única reclamación de la plantilla fue que los cristales de la instalación fuesen blindados para aumentar la seguridad, puesto que durante su primera estancia en el Puerto Exterior, no habrá nadie más en las instalaciones.

El problema del sector viene derivado del escaso número de policías portuarios de los que dispone A Coruña. Este problema se viene sufriendo desde hace años, pero ahora con la apertura de los nuevos muelles, se agudiza al multiplicarse el espacio a vigilar.

Horarios > Para poder controlar otros 1,4 millones de metros cuadrados nuevos de superficie portuaria –que en un futuro llegarán a ser 2,4– con el mismo número de trabajadores, los empleados tendrán que trabajar más días al año que hasta ahora, según Quintela, aunque esta decisión se deriva del decreto del Gobierno central para el horario de la función pública.

El sindicalista lamenta que los avances que durante años se lucharon por conseguir en la Autoridad Portuaria coruñesa se pierdan, pero descarta protestas puesto que la decisión se deriva de una norma estatal que también afecta, por ejemplo, a otros cuerpos de Policía y Bomberos.

La idea del programa que presentó el Puerto es que una pareja de agentes estén en el muelle exterior en horario de mañana, tarde y noche, que además de controlar el acceso a la dársena deberán patrullar por las explanadas. Para ello, según ha confirmado el Puerto, se habilitarán vehículos todo terreno para poder avanzar por el entorno.

Tiempos > Desde el ente que preside Enrique Losada rechazan que el traslado de estos policías a Langosteira sea “automático” tras la recepción de la obra. Aclaran que necesitarán tiempo para instalar el control de acceso y mientras tanto delegarán la vigilancia en las empresas que en abril está previsto que inicien los trabajos de la fase tres. Además, las mismas fuentes recuerdan que a día de hoy “se está haciendo una protección provisional de la toma de agua de la central térmica de Sabón” por parte de la UTE que desarrolló la fase uno y dos.

Pese a todo, confirman que se está trabajando “con previsión” en este asunto para que llegado el momento se disponga de todo el personal necesario. Y es que además de policías, una vez comience la operatividad se necesitará trasladar también a Guardia Civil, amarradores, prácticos...

Comentarios