miércoles 2/12/20

Los candidatos a presidir el COAG ven “falta de transparencia” en la junta

La reestructuración del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG) y, particularmente en la delegación coruñesa, parece dormida a la espera de la jornada electoral del próximo 20 de marzo. 

el expresidente josé manuel lópez mihura, en el centro	susy suárez
el expresidente josé manuel lópez mihura, en el centro susy suárez

La reestructuración del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG) y, particularmente en la delegación coruñesa, parece dormida a la espera de la jornada electoral del próximo 20 de marzo. No obstante, los tres candidatos a presidir la directiva en A Coruña comienzan a mostrar sus cartas después de concurrir al proceso para luchar contra una “falta de transparencia” de la que acusan a la directiva en funciones. Creen que la opción que encabezaba José Manuel López Mihura no los escuchó antes de tomar decisiones que podrían abocar a la venta de la sede o a los despidos de trabajadores.

Tras la renuncia de la directiva que hasta el momento dirigía la delegación del COAG en la ciudad, tres son las propuestas de cambio que lucharán por hacerse con las riendas de la institución: las dirigidas por Carlos Pita, Roberto Costas y Manuel María González. Estos, pese a estar hilando unas hojas de ruta muy diferentes, coinciden en la necesidad de un cambio al frente de la entidad.

Mientras que Carlos Pita habla de la “necesidad de fortalecer el COAG como institución imprescindible para el colectivo de los arquitectos”, sus contrincantes van mucho más lejos. “La falta de transparencia en la gestión de los miembros de la anterior junta de gobierno y junta directiva de A Coruña nos hizo reclamar el derecho a conocer y participar de forma activa en las decisiones que afectan al colectivo”, explica Costas.

Concreta que la carencia de “sensibilidad” ante esta solicitud motivó su candidatura, que se enmarca en un proyecto común para toda la comunidad. A su parecer “los colegiados no pudieron opinar sobre la situación económica del Colegio, cuya gestión no ha sido acertada”.

Manuel González también opina que la “junta no fue sensible a la opinión real de los colegiados o no supo transmitir sus opiniones e ideas a la sede central” del colegio.

atención de proximidad

En un contexto de críticas y reproches a los representantes salientes, tanto Pita como González ven indispensable huir del modelo centralista que motivó el Expediente de Regulación e Empleo (ERE) en la plantilla y que igualmente conllevó la propuesta de venta del inmueble que ocupan en Federico Tapia.

La paralización de todas las decisiones por la dimisión de la junta tras encontrarse sin apoyos para dar pasos adelante podría, no obstante, asegurar la pervivencia de la institución cercana a los profesionales. “No queremos prescindir del colegio de proximidad, las delegaciones han funcionado siempre”, asegura Manuel González, que si es consciente de que “hay un exceso de local y personal”. En el caso de ganar trataría de redimensionar todos los parámetros “pero no malvendiendo el patrimonio”.

En esta idea redunda Pita, porque “la afirmación y confirmación de la sede colegial es una necesidad para el mejor servicio de todos los colegiados”. “Una relación directa redundará en una mejor eficiencia”, subraya, y advierte de que, a diferencia de lo que se había planteado hasta ahora, no creen “que haya una necesidad urgente” de vender la sede de la organización. Por ello, descartan un traslado.

Más en el aire queda este mantenimiento en el caso de la tercera propuesta. Roberto Costas recalca que, en el caso de imponerse en las elecciones, se trabajará “conjuntamente con el resto de delegaciones para estudiar las alternativas y una vez analizadas serán los colegiados los que opten por el modelo territorial que deseen, sopesando los intereses del colectivo”.

En este sentido su único compromiso es que si los colegiados “deciden que el modelo territorial sea descentralizado y con delegaciones así se hará”.

Comentarios