sábado 19/9/20

Los locales de ocio nocturno piden más vigilancia ante la resistencia de la gente a usar la mascarilla

“A los clientes les cuesta seguir el protocolo y hay que andar encima de ellos”, señalan desde el sector
Pelícano abrió sus puertas el fi n de semana pasado | PEDRO PUIG
Pelícano abrió sus puertas el fi n de semana pasado | PEDRO PUIG

Este fin de semana pasado los coruñeses se acercaron un poco más a la antigua normalidad que tanto se añora. Con la apertura de los locales de ocio nocturno, marcada por las señales en el suelo y las medidas sanitarias que hay que cumplir, las salas de fiesta volvieron a encender los altavoces y acoger a los más impacientes por disfrutar de una fiesta.

El presidente de la asociación Galicia de Noite y gerente de la Sala Pelícano, Luis Diz, se muestra cauteloso y reclama más control por parte de las autoridades en el ámbito nocturno de ocio. “A la gente le cuesta mucho cumplir el protocolo y hay que andar constantemente encima de ellos”, explica, y añade que “esto viene adquirido porque no se están aplicando bien las normas y la gente no se las toma en serio”.

Con este retorno de la actividad en la noche, si no se cumplen los protocolos, “corremos un alto riesgo de volver para atrás. Parece que estamos en una situación parecida a la de hace siete u ocho meses y es preocupante”, reconoce el gerente de Pelícano, una de las salas con mayor afluencia a día de hoy en la ciudad.

La medida de la mascarilla, tal y como comenta Diz, es la que más ha costado que se respetase este primer fin de semana. “La gente piensa que es un adorno y un complemento y, por lo tanto, no se lo están tomando en serio. En cafeterías, bares y pubs no están haciendo cumplir esta exigencia y la gente se relaja”, dice. Para poner fin a este descontrol, el presidente de Galicia de Noite reclama al Gobierno local que “ponga mano dura y que analice lo que puede ocurrir, ya que puede pasar aquí lo mismo que en A Mariña. Lo normal es que volvamos para atrás en poco tiempo”, relata el directivo del sector.

La afluencia no es alta

En cuanto a la afluencia durante el fin de semana, se ha recibido menos de la esperada. “Ha sido muy por debajo de la previsión que teníamos, que ya no era muy alta, pero es algo que no nos preocupa, porque entendemos que tiene que ser algo progresivo y que vaya muy poco a poco para controlar la situación”, sostiene Diz. Lo que más preocupa al gerente, ahora mismo, es que “la gente se conciencie de que tenemos que protegernos los unos a los otros, invertir más por parte de las autoridades y explicar a la gente que la mascarilla es el único medio de protección”, cuenta.

Algunos empresarios del sector del ocio nocturno decidieron paliar la reducción de aforo o el gasto añadido de contratar personal para vigilar los baño poniendo un precio de entrada. “Solo tiene unas horas en las que haces caja. El margen de facturación es muy corto”, sostiene el gerente de Pelícano. Los locales de ocio nocturno abrieron en su práctica totalidad, y todos ellos solicitaron a la Policía Local que se extremase la vigilancia de estos. Además de la mascarilla, el recorrido que tienen que seguir los asistentes está marcado por señales en el suelo y una vez dentro se ruega mantener la distancia, además de que el local sigue un protocolo de limpieza estricto. l

Comentarios