lunes 09.12.2019

Las líneas de autobús metropolitano piden un carril VAO en Linares Rivas

Las empresas concesionarias del servicio de buses metropolitano han decidido que también tienen algo que decir en el debate que mantienen el Ayuntamiento y la Xunta sobre el nuevo mapa de rutas.

Las empresas concesionarias del servicio de buses metropolitano han decidido que también tienen algo que decir en el debate que mantienen el Ayuntamiento y la Xunta sobre el nuevo mapa de rutas: ayer, los portavoces de Arriva y ACP ASC anunciaron que propondrán al Gobierno local un carril VAO que recorra la avenida de Linares Rivas, Sánchez Bregua y Cantón Pequeño hasta Entrejardines, donde se bajarían los viajeros antes de que el bus diera la vuelta a los jardines de Méndez Núñez por la avenida del Puerto y regresara por Linares Rivas. Calculan que serían 15 los transportes que entrarían cada hora en la ciudad.
ACP, ASC, y Arriva ofrecen transporte a los municipios de Betanzos, Cambre, Carral, Culleredo, Oleiros y Sada. La solución de las empresas coincide con la de Dirección Xeral de Mobilidade, que quiere hacer llegar al bus interurbano al mismo centro de la ciudad, a Entrejardines, la plaza de Pontevedra y de Ourense, de una forma similar a como se hace en Santiago. 
Pero ni la Concejalía de Movilidad Sostenible ni Tranvías apoyan a la Xunta, porque consideran que lo único que hará el plan autonómico es introducir más tráfico pesado en el congestionado centro de la ciudad y apuntan a que la alternativa más razonable es que los buses cargados de viajeros del área se detengan en la estación de bus y Cuatro Caminos, donde podrán hacer transbordo. 

descongestión
Juan Gómez, de Arriva, calcula que la llegada de los buses metropolitanos hasta el centro de la ciudad podrá evitar la entrada de hasta 12.900 vehículos de los 50.000 que entran diariamente en A Coruña, lo que serviría para descongestionar la ciudad, como apuntó el representantes de ACP ASC. Fernando Míguez. “Nos parece una cifra muy importante”, sentenció.
Por otro lado, la creación del carril VAO, por el que también podrían circular coches en los que viajen dos o más personas, no supone un gran gasto. “Estamos hablando de pintar una raya en el suelo. Es razonablemente económico y tremendamente práctico”, señaló Míguez, aunque reconoció que también sería necesario instalar cámaras para asegurarse de que los conductores respetan el VAO. Esto supondría un abaratamiento del coste con respeto al plan de Infraestruturas que se había planteado reformar la plaza de Ourense, aunque el sector no oculta que lo ideal sería, a largo plazo, contar con un verdadero carril bus. 

ayuda a los comercios
Para los representantes del sector, la posibilidad de llevar el bus metropolitano hasta el corazón de la ciudad no solo beneficiaría al tráfico de al ciudad, sino también a los comercios. Recuerdan que arterias vitales como San Andrés o la calle Real han acusado fuertemente la crisis y consideran que su plan permitiría atraer nuevos clientes directamente desde toda el área. 
Como muestra, revelan que los datos reunidos en la encuesta realizada apuntan a que los viajeros tardan de media once minutos en llegar a su destino final una vez han llegado a la estación de autobuses, que es el punto de llegada actual de las rutas que recorren el área. “El usuario tiene que completar su desplazamiento de otra manera, por eso hay que facilitar la penetración del bus metropolitano en la ciudad”, reclamó Gómez. 
Los datos reunidos por las empresas apuntan a que adoptar el carril VAO permitiría aumentar las frecuencias, reducir la contaminación y los atascos y, en definitiva, contribuirá a alcanzar el todavía lejano objetivo de una movilidad sostenible. n

Comentarios