Miércoles 21.11.2018

Leticia Moreno | “Ponerme un vestido acorde con lo que la obra expresa me inspira mucho”

Cuando Leticia Moreno era una pequeña que entrenaba su destreza al violín ya se ponía atuendos de ropa que encontraba en la casa de su profesor.

Andrey Boreyko y Leticia Moreno estarán al frente y con la OSG mañana en el Palacio de la Ópera | patricia g. gago
Andrey Boreyko y Leticia Moreno estarán al frente y con la OSG mañana en el Palacio de la Ópera | patricia g. gago

Cuando Leticia Moreno era una pequeña que entrenaba su destreza al violín ya se ponía atuendos de ropa que encontraba en la casa de su profesor.

Eran de su mujer, cuenta, pero el maestro estaba tan metido en lo que ella era capaz de hacer con las manos que ni se enteraba. Leticia decía que le ayudaban a meterse en el papel como lo hacen ahora los vestidos que elige según quién le toque interpretar. 

Cada obra le pide un vestuario e incluso tiene confeccionado trajes a medida inspirados en una composición. De hecho, el estreno de su concierto de Jimmy López en Houston será doble porque tocará piezas nuevas y lo hará enfundada en un vestido inspirado en nada menos que las auroras boreales.

Para mañana en el Palacio de la Ópera, la que ya hacía abrir la boca a toda Europa con su música con tan solo doce años escogerá un modelo con brillos igual que destellos tiene el “Concierto para violín nº 1”, de Szymanowski. El resultado, dice el director del concierto, Andrey Boreyko, es tan atractivo como un cuadro de Kandinsky. 

Todo el programa abordará el amor, el amor imposible con la obra de Alexander Zemlinsky “La sirenita”, basada en el cuento de Andersen, y el amor transformado en erotismo con Szymanowski. De la primera, la batuta invitada, que dirige actualmente a Artis-Napes en Florida, señala que musica un amor real, cuando el compositor se enamoró hasta los huesos de su alumna Alma Mahler, que por entonces tenía 16 años: “Ella le dio muchas esperanzas, pero finalmente entendió que nunca sería su mujer”. Años más tarde, la joven se casaría con Gustav, del que se interpretará “Blumine” en un repertorio de idilios cruzados en el que Mahler vuelve a hablar de amor. 

De hecho, su música no se puede entender sin este ingrediente porque en todas habla de las relaciones humanas. Por su parte, en “La sirenita” se intercambian los papeles del cuento, “es muy autobiográfico” y aunque no se consuma, es amor. Pese a que la historia se acaba avinagrando, el maestro explica que hay momentos álgidos como cuando se conocen y el príncipe está en el barco para rematar la pieza con moraleja, “no se puede vivir sin amor y si no tienes amor, te mueres”. 

De ahí que la butaca escuche cómo suena la sensualidad con Szymanowski, que expresa con la música todo lo que se tuvo que contener por su condición homosexual. 

La puesta en escena, comenta Boreyko, es atípica. En esa época, no eran tan explícitos. Son emociones sin cortapisas pasadas a notas musicales que van y vienen. Las tres son piezas fáciles de escuchar, “no hace falta que sea un público entendido”. Sin embargo, la de Szymanowsky es más complicada. 

De su otra gran pasión, la moda, Leticia Moreno cuenta que para ella, es una manera más de expresarse. Ha colaborado una temporada con Armani poniéndose sus conjuntos: “Vestirse es muy importante, ponerme un vestido acorde con lo que la obra expresa me inspira mucho”. Con la ropa en sintonía, a la solista le resulta más fácil meterse en el papel: “Trabajo con colegas para que me diseñen a medida, una forma de añadir algo en el escenario”. Los motivos sonoros se convierten en patrones, colores y tejidos que completan la actuación de una madrileña cuyo mejor amigo se llama Nicola Gagliano y es de 1762.

La intérprete trabajó con alguno de los directores más importantes del mundo, como Zubin Mehta, Esa-Pekka Salonen, Christoph Eschenbach o Yuri Temirkanov. Orquestas como la Sinfónica de Viena, Filarmónica de San Petersburgo, Sinfónica de Washington, Orchestra del Maggio Musicale Fiorentino o la Filarmónica de Monte Carlo la vienen arropando en una trayectoria donde es invitada habitual de la mayoría de las orquestas más importantes de España. Acaba de sacar al mercado “Piazzola”. Hoy estará en Vigo y mañana brillará en la ciudad.

Comentarios