lunes 26/10/20

Las pequeñas cosas que sorprenden en la Domus por la historia que tienen detrás

La obra social “La Caixa” escogió para la Domus 27 objetos con la única condición de que todos tuvieran la etiqueta de “cotidianos”. Sin embargo, este apellido que puede sonar a simpleza 

los visitantes pueden descubrir la leyenda de utensilios como los lã¡pices o las pinzas	javier alborã©s
Los visitantes pueden descubrir la leyenda de utensilios como los lápices o las pinzas javier alborés

La obra social “La Caixa” escogió para la Domus 27 objetos con la única condición de que todos tuvieran la etiqueta de “cotidianos”. Sin embargo, este apellido que puede sonar a simpleza es solo un envoltorio que recubre su magia y el visitante se encuentra que detrás de ellos existe una historia interesante.
La exposición “Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos” hace protagonistas a las botellas de plástico y las pinzas de la ropa. En las que nadie repara, pero que siguen teniendo el liderazgo desde hace años. Y es que al contrario que la tecnología, que se renueva a golpe de minutero, existen utensilios que nadie consigue desbancar.
Son inalterables al paso del tiempo. Es el caso del envase tetra brik, un clásico en el universo de las cosas. El visitante podrá conocer que el que despunta en la nevera con un formato rectangular fue un tetraedro cuando nació en 1950. Ocurrió que en su adolescencia, el envase pegó un estirón hasta convertirse en el que hoy se pasea por el supermercado, más funcional y fácil de almacenar que el primero.
Avanzando por la Casa del Hombre, uno se topa de frente con la infancia representada por el juguete Lego. Un clásico inamovible que salió de la cabeza del danés Ole Kirk Christiansen, un carpintero que escapó de entre las llamas de su fábrica con una idea brillante, la de construir en miniatura sus proyectos como ayuda de diseño.
Lo que no sabía es que esas reproducciones se convertirían en uno de los juguetes más solicitados a nivel mundial. Para pasarse al plástico y adoptar un nombre, que viene de la frase “leg godt” y significa “juega bien”.
Las pequeñas cosas hablan al espectador de ideales de modernidad. Están agrupadas en cuatro aspectos: innovación, producción, evolución e inspiración y  con ellas, la obra social intenta dar un empujoncito a los que amasan un posible invento en su pensamiento y no se atreven a dar el paso.
Los 27 objetos que componen el ejército inerte son un ejemplo de la importancia que tienen ciertas estrategias creativas y empresariales para el quehacer diario. En este sentido, el lápiz ocupa un puesto en el top ten para decirle al visitante que lo que descubrieron en la localidad inglesa de Cumbria para marcar a las ovejas, evolucionó hasta ser el instrumento que propició la comunicación escrita durante mucho tiempo. Explica la historia que fueron los italianos los que decidieron recubrirlo de madera para mejorar la sujeción. Hoy en día, el grafito sigue estando en las mismas condiciones de antaño. Al igual que los abanicos, que son los únicos que resuelven en un día de calor. De nada sirve el aire acondicionado cuando uno está en la calle sin enchufes a su alcance.
Este último es el único representante español junto al botijo, que se suma a la totalidad con un cuento adosado. Para que los visitantes extiendan las leyendas una vez lleguen a casa. Y las cosas sencillas sigan sorprendiendo. A pesar de que nadie se detenga a observarlas.

Comentarios