viernes 30/10/20

De Lara indaga si Negreira supervisó supuestos enchufes en la empresa

operación “pokémon”  Los interrogatorios que realizó la jueza encargada del caso “Pokémon”, Pilar de Lara, a los imputados coruñeses tienen algo en común: la figura del alcalde, Carlos Negreira.

La sede de la Concejalía de Cultura, en Casa Paredes pedro puig

Los interrogatorios que realizó la jueza encargada del caso “Pokémon”, Pilar de Lara, a los imputados coruñeses tienen algo en común: la figura del alcalde, Carlos Negreira. El sumario, al menos la parte que salió a la luz, no recoge ninguna conversación directa entre el primer edil y el delegado de Vendex en Galicia, José María Tutor, aunque la instructora de la investigación indaga, a través de los diferentes interrogatorios, si el regidor popular estaba al tanto de lo que estaba ocurriendo en el Ayuntamiento, y sí las supuestas peticiones de enchufes por parte del gobierno local o funcionarios en las concesiones de Vendex tenían que recibir el visto bueno del número uno en María Pita.
“¿Es cierto que usted le dice –a José María Tutor– que todo tiene que pasar por el alcalde?”, le pregunta De Lara a la jefa de Cultura, Susana Martínez Portabales, en relación con la presunta colocación de gente a través de las diferentes filiales de la empresa investigada, unos puestos de trabajo que Tutor había conseguido como “favor” al gobierno local a cambio de contratos.
La pregunta recibió un no por respuesta de la funcionaria, que también negó que el delegado de Vendex en Galicia le había pedido que “gestionase” con la concejala de Cultura, Ana Fernández, personas para trabajar en las concesiones del grupo, o que le hubiese dicho a Tutor que no quería “saltarse” a la concejala cuando el empresario insistió en pedirle nombres para los “enchufes”, al igual que, según el responsable gallego de Vendex, había hecho el primer teniente de alcalde, Julio Flores. En una conversación que se reproduce durante el interrogatorio a la jefa de Cultura, Tutor le recuerda que tiene que decirle “el nombre de una chica”, e insiste en que se lo comente “a la concejala” responsable del departamento, Ana Fernández. Según recoge el sumario, la funcionario le respondió que la teniente de alcalde de Cultura quería consultar el asunto “con el alcalde”, aunque, de acuerdo con la conversación, para un trabajo de “un mes” no era necesario. “Dime algo tú o Dulce”, insiste el empresario.
Uno de los lugares donde supuestamente se habría “colocado” a más gente es en el Ágora. De acuerdo con el sumario, el pliego para el mantenimiento del centro pudo ser modificado para que una de las filiales de Vendex resultase la ganadora del concurso público en una segunda convocatoria, y mantener así a los trabajadores  presuntamente “enchufados” por el gobierno local a través de esta misma empresa durante los meses previos a su puesta en funcionamiento.

arteixo
Pero las peticiones de puestos de trabajo a cambio de posibles favores no solo afectan a la ciudad. El sumario también hace referencia a Arteixo donde, de acuerdo a una de las conversaciones telefónicas intervenidas entre dos trabajadores del grupo Vendex, el regidor de la localidad, Carlos Calvelo, solicitó la contratación de una persona.
“Se acaba de enchufar ahora uno en Arteixo, pero vino con nombres y apellidos del alcalde y no tiene marcha atrás”, le comenta una de las trabajadoras al gerente de Sermasa en Santiago, Alberto Quintana Vilarelle, interesado en colocar a una persona de forma “urgente” y pregunta cómo “está Coruña para enchufar a alguien”. “Hay cola”, le responden en una conversación intervenida por los agentes de Vigilancia Aduanera.
En el caso de la ciudad, el sumario recoge más conversaciones de ese tipo. Durante el interrogatorio al que se sometió el primer teniente de alcalde, este le solicita a Tutor que le busque “algo a Pedro”, y en otra conversación le da el nombre de dos personas, una chica que le “interesa mucho” y “la mujer de un chico que trabaja aquí en el Ayuntamiento”. También en una conversación entre el delegado de Vendex en Galicia y otra funcionaria hablan sobre una persona que empezó a trabajar en el Ágora, y que, según Tutor, venía de la “casa grande”. n

Comentarios