martes 1/12/20

La solidaridad, aunque sea de mercadillo, urge un relevo generacional

En un rastrillo benéfico a veces las arrugas no se acumulan en las prendas a la venta sino en el alma de los que lo gestionan, que ven que con el paso de los años la necesidad se incrementa en vez de hacerse menor.
todos los productos tienen ya el 20% de descuento susy suárez
todos los productos tienen ya el 20% de descuento susy suárez

En un rastrillo benéfico a veces las arrugas no se acumulan en las prendas a la venta sino en el alma de los que lo gestionan, que ven que con el paso de los años la necesidad se incrementa en vez de hacerse menor. Con el ánimo un poco arrugado Isabel Ruiz Apilánez cerrará el próximo sábado el anticuario-modernario El Mercadillo y, con él, también pasará página de una etapa de 22 años. Pese a que el relevo parece asegurado, buscan más colaboradores para que la iniciativa solidaria no pierda fuelle.

Un rastrillo benéfico afronta sus últimos días con la esperanza de que las ventas repunten

“Ha llegado el momento de ceder la antorcha”. Lo dice Isabel Ruiz Apilánez, que durante los 22 últimos años ha ejercido como alma máter del antiguo rastrillo a beneficio de la Fundación Remanso y cuyos beneficios se destinan en la actualidad a la Cocina Económica y Cáritas. Consciente de que toca buscar el relevo, Ruiz afronta los últimos días del mercadillo de este año un poco apenada por la caída de las ventas con respecto a otros años.

Si bien recalca que ya ha apalabrado con algunas personas la continuidad de la propuesta benéfica de cada Navidad, la aún responsable reclama la colaboración de más personas para garantizar la continuidad del proyecto que parió hace más de dos décadas junto a María Fernanda García.

recaudación a remolque

Pero para ello también tienen que responder las ventas, que este año han estado más paradas que de costumbre pese a los compradores fieles. “De momento hemos entregado 5.000 euros: 3.000 a la Cocina Económica y 2.000 a Cáritas y tenemos algo más pero estamos sobre el 50% de la recaudación del año pasado”, lamenta.

Para Isabel es un auténtico “desasosiego” ver que este año podría no llegarse “a la cifra de 12.000 euros que se superaba desde la entrada en vigor del euro” mismo por la crisis.

En vista del bajón que no resuelven ni los descuentos del 20% en muebles, porcelanas y objetos de colección –destaca la “pareja de cerámica de colgar de Pontecesures”, entre otros tesoros–, advierte de que aquí al sábado echarán el resto para recaudar el mayor dinero posible. Hasta ese día la solidaridad residirá en el número 59 de Juan Flórez, de 12.00 a 14.00 horas y de 17.30 a 21.00 horas.

Comentarios