jueves 14.11.2019

La reforma completa de San Andrés esperará al nuevo plan de movilidad

Los vecinos y comerciantes de San Andrés deberán esperar para que el Ayuntamiento complete la remodelación de la calle. La reforma del resto de la vía, entre la iglesia Castrense y la plaza de Pontevedra, no se ejecutará hasta que esté listo el nuevo plan de movilidad sostenible, que deberá estar redactado antes de finales de año, y en el que se determinará el tipo de circulación que se reserva para la vía. Por el momento, en la zona tienen que conformarse con las obras de mejora de la pavimentación que comenzaron esta semana.

La reforma completa de San Andrés esperará al nuevo plan de movilidad

La reforma completa de San Andrés tendrá que esperar. El Ayuntamiento no ejecutará la remodelación del tramo comprendido entre la iglesia Castrense y la plaza de Pontevedra hasta que esté listo el nuevo plan de movilidad sostenible.
El gobierno local firmó el contrato para la redacción del documento, del que se encarga la UTE formada por las empresas Eptisa e Ineco, el pasado 21 de marzo y, de acuerdo con los plazos establecidos, deberá estar finalizado en nueve meses. En el departamento de Infraestructuras aseguran que para acometer la reforma de San Andrés no es necesario esperar a que el documente esté aprobado de forma de forma definitiva, pero sí se necesitan conocer sus conclusiones, para saber qué tipo de circulación se fija para la vía.
Según el concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado, la intención del gobierno local es completar la remodelación de San Andrés, pero antes de llevarla a cabo necesitan saber, por ejemplo, cómo va a funcionar el transporte público en la calle, el número de buses que van a circular por la misma o cualquier otra posible variación del tráfico que se pueda establecer en el plan de movilidad.
En el Ayuntamiento ya tienen sobre la mesa dos alternativas de reforma, que se podrían poner en marcha una vez esté listo el documento que resolverá la movilidad en el municipio. Por el momento, los vecinos y comerciantes de la calle tienen que conformarse con las obras de asfaltado de la vía, una actuación muy demandada debido al mal estado en el que se encontraba San Andrés, en especial, tras la retirada de las aletas de tiburón que delimitaban el carril bus, a principios de diciembre de 2011.
En la actualidad, solo el tramo comprendido entre la iglesia Castrense y la calle de Panaderas presenta una imagen renovada. Los trabajos de reforma se iniciaron en febrero del año pasado y se prolongaron durante nueve meses. El objetivo del proyecto era convertir San Andrés en una calle de plataforma única, preparada para convertirse en una vía peatonal en cualquier momento.
Las obras incluyeron la renovación de todas las canalizaciones, y permitieron instalar un pavimento de adoquín en el espacio reservado para la circulación de los vehículos. También se dotó a la zona de bancos nuevos, se plantaron árboles y se ensanchó el espacio reservado para los peatones.
A la reforma se sumó, en una segunda fase, la remodelación de Marqués de Pontejos, donde se siguió el mismo modelo que en San Andrés. En total, el Ayuntamiento invirtió 900.000 euros en todas las actuaciones.

cambios
El cambio de imagen de este tramo de la calle vino acompañado de una serie de modificaciones en la circulación. Tras la reapertura al tráfico de la vía se restringió el paso de autobuses y vehículos pesados por el tramo reformado de San Andrés.
Una de las novedades que más polémica generó fue la decisión de Tráfico de desviar los buses hacia el Paseo Marítimo a la altura de Rúa Alta, eliminando la parada de Panaderas.

Comentarios