viernes 23/10/20

La Policía busca pruebas tras localizar al sospechoso de los incendios de Bens y A Zapateira

Los agentes de la Unidad Adscrita de la Policía Nacional (es decir, la Policía Autonómica) están bastante seguros de haber encontrado al responsable de los grandes incendios forestales que asolaron cerca de siete hectáreas de monte en la zona de Penamoa-Bens y A Zapateira los días 6 y 7 de este mes.
El monte de Bens ardió la noche del 6 de este mes patricia g. fraga

Los agentes de la Unidad Adscrita de la Policía Nacional (es decir, la Policía Autonómica) están bastante seguros de haber encontrado al responsable de los grandes incendios forestales que asolaron cerca de siete hectáreas de monte en la zona de Penamoa-Bens y A Zapateira los días 6 y 7 de este mes. Tienen testigos que sitúan al sujeto en el lugar de los hechos poco antes de que se reavivara el fuego que los equipos de extinción habían sofocado durante todas la noche. Lo han identificado e interrogado, y “no ha dado ninguna explicación razonable de por qué alguien que vive en A Coruña estaba a esa hora (las ocho y media de la tarde) en A Zapateira)”. Sin embargo, no se le ha detenido por falta de pruebas.

Por el momento, la Autonómica cuenta con el testimonio de varios cazadores

Desde un principio, los agentes ya sabían que el fuego había sido provocado. Los indicios eran numerosos: para empezar, los dos fuegos habían comenzado, uno en la carretera de Bes a las nueve y media de la noche y el otro, una hora más tarde en A Zapateira. Los equipos de extinción habían divisado varios focos cuando estaban trabajando para apagar las llamas y, al día siguiente, se reavivaron los fuegos pasadas las nueve y media de la mañana. “Eso tampoco es natural. Lo normal es que si un fuego se reaviva por si solo lo haga a primera hora de la tarde, cuando hace más calor, y no por la mañana, cuando incluso aunque no haya llovido el rocío mantiene húmedo el ambiente”, explicaron fuentes cercanas a la investigación.

Además de tener la certeza de que fue provocado, cuentan con la descripción aportada por unos cazadores que lo habían avistado por la zona, sigue sin ser suficiente. “El problema es que no le vieron prender fuego a la maleza”, explican estas mismas fuentes. Además, la posibilidad de emplear mecanismos retardantes hace que la presencia por sí sola en el lugar de los hechos no sea demasiado incriminatoria. No lo suficiente, se temen los agentes, para conseguir que el juez acepte encausar al sospechoso. “Ahora, con el aumento de las penas, se lo piensan mucho”, señala un agente, que pone en duda el poder disuasorio de las nuevas leyes: “Los que tienen el impulso de quemar lo van a seguir haciendo porque no pueden evitarlo, y los que lo hacen por interés pues... también”.

un verano tranquilo

Es un final un poco amargo para una temporada veraniega tranquila, según reconocen desde la Policía Autonómica: “Hemos contabilizado 27 fuegos forestales en A Coruña y su área de influencia en todo el verano, pero hay que contar con que algunos de estos incendios se contabilizan varias veces porque afectan a más de un municipio”.

A ellos hay que sumar el incendio que la noche del pasado día 19 arrasó con varias chabolas del poblado de la conservera Celta, en A Pasaxe. n

Comentarios