martes 27/10/20

La pareja detenida por el homicidio de Orillamar se enfrenta a 20 años de cárcel

Aunque, en un primer momento, la Policía no halló signos evidentes de violencia en el piso donde fue hallado, en octubre de 2011, el cadáver de un septuagenario residente en el número 25 de la calle de Orillamar

el fallecido había denunciado a sus huéspedes días antes              pedro puig
el fallecido había denunciado a sus huéspedes días antes pedro puig

Aunque, en un primer momento, la Policía no halló signos evidentes de violencia en el piso donde fue hallado, en octubre de 2011, el cadáver de un septuagenario residente en el número 25 de la calle de Orillamar, la autopsia reveló que el hombre había sufrido una torsión brusca del cuello, que le había separado por completo las cervicales y le había seccionado la médula. Este y otros indicios fueron los que condujeron a la detención, pasadas varias semanas, de una pareja de nacionalidad portuguesa que en aquella época residía como huésped en casa del fallecido.
Los hoy acusados, una mujer de cuarenta años y su compañero, ocho años menor, esperan en prisión a la celebración del juicio, que está previsto para el próximo 10 de septiembre en la Audiencia Provincial, y que les enfrentará a ambos a peticiones de condena de 19 años y diez meses de reclusión por delitos de robo con violencia y homicidio.

por una denuncia
Pero, a ojos del Ministerio Público, no fue tanto el robo y sí una venganza lo que motivó el crimen, según detalla su escrito de acusación, que da cuenta del deterioro de las relaciones entre el septuagenario y la pareja a la que había acogido en casa en las semanas previas a su muerte.
Según las conclusiones de esta parte, el hombre comenzó a percibir que sus conocidos le robaban comida y dinero, una sospecha que se vio corroborada cuando, según denunció en septiembre de aquel año, ambos le prometieron una paliza si no les entregaba la pensión que acababa de cobrar.
Esa denuncia, que se presentó después de un nuevo incidente violento, fue, según el fiscal, el desencadenante del plan criminal de la pareja; según sus conclusiones, el fallecido la interpuso después de que los acusados lo amenazaran aquel mismo mes con “romperle la cabeza” y llegaran a forcejear con él para hacerse con 50 euros.

detenidos
Aquello dio pie a la detención de ambos, que pasaron dos días recluidos antes de ser puestos en libertad, de forma provisional, el 28 de septiembre. La Fiscalía sitúa la muerte del vecino de Orillamar entre el 3 y el 4 de octubre, fecha en la que los acusados habían regresado a residir en el piso. Según la tesis que maneja, ambos se pusieron de acuerdo acabar con la vida de su hospedador y lo abordaron durante la noche cuando el hombre se hallaba acostado en su dormitorio.
Según el relato que propone esta acusación, los procesados todavía permanecieron dos días más en el piso, que abandonaron la noche del día 6 “probablemente para no soportar el olor que desprendía el cadáver”.

Comentarios