martes 20/10/20

La OSG creará una orquesta formada por niños en riesgo de exclusión social

Cuentan con empezar a maniobrar en las próximas semanas en cuanto perfilen el elenco de profesores y una vez que el centro cívico de Monte Alto se adapte a su nueva función. 

La Sinfónica lleva ofreciendo conciertos en centros como el de reeducación Concepción Arenal
La Sinfónica lleva ofreciendo conciertos en centros como el de reeducación Concepción Arenal

Cuentan con empezar a maniobrar en las próximas semanas en cuanto perfilen el elenco de profesores y una vez que el centro cívico de Monte Alto se adapte a su nueva función. El edificio se convertirá a partir de marzo en una especie de incubadora de músicos donde la OSG se situará al mismo nivel del suelo para protagonizar un proyecto de integración en el que los niños en riesgo de exclusión social tendrán preferencia.

Las clases serán impartidas en Monte Alto por músicos de la Joven Orquesta

Bajo la premisa de que “todos somos iguales delante de una partitura”, el contrabajista Diego Zecharies encabeza un programa que se enmarca dentro de otro más grande, ReSuena, y que atenderá a la realidad de pequeños de edades comprendidas entre cinco y quince años y con el riesgo de poder quedar aislados del resto. Ellos cogerán un instrumento como terapia a la grave situación que viven en sus casas. Movidos por profesionales de la Joven de la Sinfónica y con la única intención de olvidarse un rato de lo que les ha tocado vivir.

Aunque la idea pasa por crear una red donde cada barrio tenga su vía de escape relacionado con la música, Monte Alto se erige como primer núcleo a la espera de una respuesta del Ágora, que se podría sumar al conjunto.

trabajo de campo

Con el apoyo del gerente Andrés Lacasa y la Concejalía de Servicios Sociales, el proyecto comenzaba en enero de 2012. Justo en el momento en que Diego Zecharies pisaba el primer poblado chabolista para conversar con el patriarca del asentamiento. El músico visitaba O Portiño y As Rañas y se ponía en contacto con las principales ONGs que operan en la ciudad para trazar un mapa muy distinto a los que aparecen en las guías de viaje.

En el suyo, los puntos rojos correspondían a los reductos con una mayor problemática social. Cuenta el experto que partieron de experiencias como la de Venezuela, donde actualmente existe un entramado de 4000.000 chavales salidos de la marginalidad que se dedican a la música. Talentos que ocupan silla en las mejores orquestas del mundo y que son ejemplo de lo que está bien hecho. Sin embargo, “no nos interesaba importar modelos sino dar soluciones a nuestra propia realidad” y es por eso que el croquis llevó su tiempo. Ahora que lo tienen encima de la mesa, Diego advierte que el plan necesita un número importante de docentes al frente.

Cuando lo tengan, lanzarán una campaña con la fuerza suficiente como para llegar a todas las cocinas donde se involucrará a las familias. El primer conjunto orquestal estará formado por más de 100 integrantes. Ellos serán los próximos profesores. De esta forma, no se romperá nunca la cadena.

Comentarios