jueves 22/10/20

La noche de San Juan más trágica que se recuerda acaba con un argelino ahogado en aguas del Orzán

El Ideal Gallego-2011-06-25-002-c2f9d448 Tras una noche fatídica en la que un brasileño de 22 años pereció calcinado al caer en una hoguera, el día de San Juan tuvo un comienzo igualmente trágico marcado por la muerte en las aguas de la playa del Orzán de un argelino de 42 años. Según los testigos, la víctima había ingerido una gran cantidad de alcohol antes de lanzarse al agua cuando el dispositivo de seguridad de Protección Civil ya se había retirado. El hombre, cuyo cadáver fue rescatado por cuatro agentes de la Policía Local, responde al nombre de Mohammed Gudid Habib-Yaycaa. Se encontraba en compañía de un marroquí, que también había bebido gran cantidad de alcohol, que fue el que dio la voz de alarma a una joven, que a su vez alertó a los agentes.

abel peña > a coruña

El Ideal Gallego-2011-06-25-002-c2f9d448 Tras una noche fatídica en la que un brasileño de 22 años pereció calcinado al caer en una hoguera, el día de San Juan tuvo un comienzo igualmente trágico marcado por la muerte en las aguas de la playa del Orzán de un argelino de 42 años. Según los testigos, la víctima había ingerido una gran cantidad de alcohol antes de lanzarse al agua cuando el dispositivo de seguridad de Protección Civil ya se había retirado. El hombre, cuyo cadáver fue rescatado por cuatro agentes de la Policía Local, responde al nombre de Mohammed Gudid Habib-Yaycaa. Se encontraba en compañía de un marroquí, que también había bebido gran cantidad de alcohol, que fue el que dio la voz de alarma a una joven, que a su vez alertó a los agentes.

abel peña > a coruña

  Entre el momento en que Mohammed Gudid Habib-Yaycaa se metió en las aguas que bañan la playa del Orzán y el que tardó la Policía Local en sacar su cadáver  de ellas apenas pasaron diez minutos pero, como explicaba Germán Lago, director de Seguridad Ciudadana, “basta un minuto para ahogarse, sobre todo si se te llenan los pulmones de agua”. El argelino, de 42 años, estaba en un profundo estado de embriaguez cuando se adentró en el mar después de haber celebrado el San Juan durante toda la noche. Es probable que no llegase a ser consciente de lo que sucedía.  
También estaba muy bebido un marroquí que se había lanzado al mar con él, y que fue el que dio la voz de alarma, gritándole a una joven que su amigo se ahogaba. Ésta avisó a los policías locales que se encontraban cerca retirando de la arena a los rezagados para dejar paso a los equipos de limpieza. Los agentes sacaron al marroquí del agua, pero tardaron en entender lo que decía, y tampoco estaban seguros de poder creerle, hasta que uno de ellos distinguió el cuerpo “entre dos aguas”. Cuando lo sacaron, era obvio que estaba muerto pero, a pesar de ello, y con la ayuda de un fotógrafo, le practicaron la reanimación cardiopulmonar, sin éxito.  
El jefe de Protección Civil y bomberos, Carlos García Touriñán, explicó que los dos se habían lanzado el agua en cuanto finalizó el dispositivo de seguridad de San Juan, pasadas las ocho y media de la mañana, de ahí que no se hubiera actuado antes. Aunque todos los indicios apuntaban hacia un accidente, la Policía Nacional se desplazó hasta el lugar de los hechos para llevar a cabo una investigación. Identificar al individuo no fue complicado.

Conocido >
“Lo conocíamos bastante bien, era un delincuente habitual”, revelaron fuentes policiales. Al parecer, Mohammed Gudid acumulaba en su expediente una amplia relación de delitos menores, casi todos por robo con fuerza y otros hechos semejantes.   
También era conocido en el refugio de Padre Rubinos, donde solía acudir, tanto él como el marroquí que le acompañaba. La Policía Local consideraba la institución su único domicilio conocido, pero parecer ser que no siempre pernoctaba allí. De hecho, se le había expulsado a consecuencia de un tumulto en el comedor y se le había prohibido volver en un plazo de ocho meses. “Estaba bebido y se le tuvo que echar. Luego trató de volver a la fuerza y no quedó otro remedio que expulsarle”, comentaron desde la institución.
Mohammed Gudid  y César Pires, el joven brasileño que murió calcinado en Labañou a medianoche cuando trataba de saltar una hoguera tienen en común el hecho de estar bajo los efectos del alcohol en el momento de llevar a cabo las temeridades que les costaron la vida. “Esta es la noche de San Juan más trágica que haya habido. No habíamos tenido muertos en más de 30 años”, aseguraba Touriñán, haciendo un rápido repaso de los últimos incidentes de la noche más corta del año.

El Ideal Gallego-2011-06-25-002-c2fab52fEl Ideal Gallego-2011-06-25-002-c2fc51c4El Ideal Gallego-2011-06-25-002-c2fd1a58

 

Comentarios