martes 19/1/21

La última vez que lo vieron con ellos fue en la parada del bus de la Torre

El Ideal Gallego-2011-08-22-003-ee41003e

  m.g.m. > a coruña

  La última vez que vieron al padrastro con los niños de la mano fue en la parada del bus de la calle de la Torre cuando los acompañó para que se subieran a un autocar que les llevaría a pasar unos días de campamento. Algunos conocidos de la pareja señalan que la madre, que era del barrio de Monte Alto, pasaba muchas horas trabajando en el restaurante y que era su abuela quien se hacía cargo de los pequeños la mayor parte del tiempo. Ella que fue testigo en primera persona de la tragedia.

El Ideal Gallego-2011-08-22-003-ee41003e

  m.g.m. > a coruña

  La última vez que vieron al padrastro con los niños de la mano fue en la parada del bus de la calle de la Torre cuando los acompañó para que se subieran a un autocar que les llevaría a pasar unos días de campamento. Algunos conocidos de la pareja señalan que la madre, que era del barrio de Monte Alto, pasaba muchas horas trabajando en el restaurante y que era su abuela quien se hacía cargo de los pequeños la mayor parte del tiempo. Ella que fue testigo en primera persona de la tragedia.
Por su parte, la madre de los pequeños se enteraba de lo sucedido en el mismo local donde trabaja. Mientras, en la calle, los vecinos apenas conocían datos de la familia. Afirmaban que llevaban poco tiempo en el domicilio, la tercera planta del número 13 que fue ocupada anteriormente por una señora muy popular en la zona, que se llamaba Gelines.
En la farmacia de la calle de la Torre, decían ver alguna vez a los críos con un señor y los dueños de una vivienda situada justo enfrente a la de los fallecidos, señalaba que muchas veces veía a los gemelos jugar en la terraza.
Numerosos agentes de la policía entraban y salían de un bar de la calle, que sirvió de base para una investigación que se postergó hasta cerca de las diez de la noche cuando trasladaron los cuerpos y las pruebas.
Sin embargo, el tráfico en la calle de Andrés Antelo no se reestableció hasta entrada la madrugada. La calle estuvo así acordonada más de ocho horas a ambos lados con el objetivo de que nadie entorpeciera un proceso que se caracterizó por ser muy lento.
Desde que llegaron los de Servisa hasta que bajaron los cadáveres tardaron dos horas y media. Desde la Policía Nacional señalaban que la demora fue debido al trabajo realizado por la Judicial y la Científica.
Por otro lado, el Ayuntamiento reaccionaba ante lo sucedido. Carlos Negreira decidía no asistir a la clausura de las Casas Regionales y manifestaba que todos los coruñeses lamentaban lo ocurrido mientras que la portavoz socialista, Mar Barcón, condenaba el suceso y trasladaba un mensaje de apoyo y solidaridad a los allegados.


 

La última vez que lo vieron con ellos fue en la parada del bus de la Torre
Comentarios