sábado 11.07.2020

La jueza absuelve al presidente de A Mesa de injurias contra Fraga Mandiá

Como una simple crítica, a la que “todos los poderes políticos están sometidos” y comprendida “dentro de la libertad de expresión e información”, ha interpretado la titular del juzgado de instrucción 1 las afirmaciones que el presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística

denunciante (izda) y denunciado (derecha) en una de sus comparecencias en el juzgado	quintana
denunciante (izda) y denunciado (derecha) en una de sus comparecencias en el juzgado quintana

Como una simple crítica, a la que “todos los poderes políticos están sometidos” y comprendida “dentro de la libertad de expresión e información”, ha interpretado la titular del juzgado de instrucción 1 las afirmaciones que el presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística, Carlos Callón, dirigió en 2008 contra el anterior juez decano, el magistrado Antonio Fraga Mandián, por su reivindicación pública del uso del topónimo castellano de la ciudad durante un juicio oral.

La conclusión viene a resolver la denuncia interpuesta por el magistrado contra Callón, como responsable último de un comunicado en el que A Mesa reaccionaba después de conocer que el magistrado, tras emplear en una vista pública la forma “La Coruña”, recalcaba “la inexistencia de rubor”que sufría ante el uso de este topónimo frente al oficial, con el artículo en gallego.

La jueza absuelve al presidente de A Mesa de la falta de injurias que le imputaba el magistrado, por un comunicado en el que esta asociación anunciaba que denunciaría a Fraga Mandián ante el Consejo General del Poder Judicial por utilizar y defender un topónimo ilegal, “facendo así apoloxía da desobediencia á legalidade”. En aquella misma nota de prensa, remitida a los medios de comunicación, Callón se preguntaba “se hai máis normas legais que este xuíz vulnere sen rubor”, una pregunta retórica que, para el juez aludido, resultaba claramente difamatoria.

dentro de una polémica

Para llegar a la conclusión de que el miembro de A Mesa no incurrió en un ilícito penal, la jueza estima necesario tener en cuenta los cargos que ostentaban en aquellas fechas denunciante y denunciado. El primero, por ser, además de juez, decano de los juzgados, “lo que le supone un plus (...) al tener dicho cargo un matiz gubernativo y de representación”, y el segundo, por actuar como máximo representante de un organismo “que tiene entre sus fines (...) ‘normalizar e promover a normalización da lingua en todos os ámbitos da sociedade galega dos que estea afastada u nos que non acadase un uso pleno’”.

En este contexto, la sentencia destaca el momento en que el entonces juez decano decidió posicionarse en favor del uso del topónimo castellano, en un juicio de faltas promovido por él mismo contra un miembro de la CIG. Ello implicaba, según la juzgadora, “que la declaración efectuada por el señor Fraga Mandián (...) suscitaba la polémica y la controversia, máxime por los representantes de una asociación como la que presidía el señor Callón, que tenía por objeto la defensa del uso del gallego”.

A ojos de la magistrada, la nota de prensa fue emitida “en el contexto de una polémica” y, pese a tener una intención de crítica, “no contiene ninguna palabra injuriosa o vejatoria de por sí” que la haga merecedora de reproche penal. En cualquier caso, su sentencia abre la puerta a que el ex juez decano recurra a la vía civil si entiende que el comunicado de A Mesa pudo afectar a su honor y su buen nombre.

Comentarios