Lunes 18.03.2019

La Cocina Económica llevará comida a los barrios a través de las asociaciones

La solidaridad ciudadana aumenta al mismo ritmo que el mercado de trabajo arroja coruñeses a las listas del paro. Las cifras publicadas el pasado lunes no dejan lugar a dudas: 24.500 vecinos –uno de cada diez– pasan por un mal momento económico. 

la cocina económica afronta a diario varios turnos de comedor para dar servicio a toda la demanda existente 	javier alborés
la cocina económica afronta a diario varios turnos de comedor para dar servicio a toda la demanda existente javier alborés

La solidaridad ciudadana aumenta al mismo ritmo que el mercado de trabajo arroja coruñeses a las listas del paro. Las cifras publicadas el pasado lunes no dejan lugar a dudas: 24.500 vecinos –uno de cada diez– pasan por un mal momento económico. Para esas personas, muchas de las cuales ya no cuentan con subsidios, siguen funcionando a pleno rendimiento entidades como la Cocina Económica que, lejos de conformarse con ser capaz de aguantar el incremento de la demanda, idea nuevos planes para mejorar la calidad de vida de sus usuarios. El nuevo proyecto de la organización, en el que se ha embarcado como colaboradora la Concejalía de Servicios Sociales, es “deslocalizar” parcialmente su servicio de comedor para repartir raciones en alguno de los barrios más necesitados de A Coruña.

Ante los apuros económicos la Cocina Económica ha decidido “echar más madera” para ayudar a los ciudadanos a salir adelante creando un nuevo servicio de comedor sin que por ello se resienta el ya existente. El secretario de la entidad, Emilio Suárez, confirma la inminente puesta en marcha de esta actividad en distintas zonas para facilitar el acceso a la comida de muchos vecinos que, hasta ahora, se ven obligados a desplazarse a las instalaciones de la institución en el Orzán.

ayudar a más ciudadanos

“Queremos tener la posibilidad de llegar a más gente con la deslocalización”, explica Suárez, que aclara que la iniciativa consiste en que parte de las raciones de comida que prepara a diario la Cocina Económica se distribuyan en barrios que están sufriendo especialmente la crisis, a través de las asociaciones vecinales.

La idea es hablar, por ejemplo, “con la Federación de Asociaciones de Vecinos o con alguna entidad” que reparta la comida en sus locales una vez que la Cocina se la entregue con sus propios medios técnicos. De hecho, Suárez sostiene que este planteamiento novedoso responde a una reclamación popular.

Para coordinar una gestión que a priori parece bastante complicada cuentan con la colaboración de la Concejalía de Servicios Sociales, tal y como confirma su responsable, Miguel Lorenzo. “Se pusieron en contacto con nosotros la semana pasada y nos pareció una idea muy positiva”, asegura, y reconoce que en la actualidad “a mucha gente le cuesta ir a un comedor social pero no a recoger la comida y comer en casa”.

El edil trabaja con las concejalas de barrio en la evaluación de varias zonas donde se podría implantar el servicio, puesto que su departamento solo actuará como nexo de unión entre la entidad benéfica y las asociaciones vecinales que finalmente se encarguen de la entrega.

decisión inminente

“Estamos buscando dos zonas donde haya una bolsa de gente que necesite este tipo de servicio”, comenta Lorenzo, si bien puntualiza que no todos los barrios son candidatos puesto que algunos cuentan con sus propios comedores sociales o no tienen la suficiente población necesitada. Además, no aceptan propuestas sino que será directamente Servicios Sociales quien evalúe varios puntos de la ciudad con los datos con los que cuenta.

Posteriormente se pondrían en contacto con las asociaciones para pactar las condiciones del proyecto y la cesión del local entre las 11.00 y las 12.00 horas, cuando se produciría el reparto de raciones desde la Cocina Económica.

Aunque no ofrece fechas concretas, Lorenzo defiende que su intención es hacer la elección de forma urgente “porque cuanto más pronto sea, a más gente vas a ayudar”.

Comentarios