miércoles 25/11/20

La Audiencia confirma la pena de siete años para dos atracadores de bancos

El Ideal Gallego-2011-04-22-015-78e8315d

  redacción>a Coruña

  La Audiencia Provincial acaba de confirmar la sentencia que impuso penas de siete años y medio a los dos jóvenes de nacionalidad rumana llevados a juicio como autores del asalto que sufrió en octubre de 2009 una sucursal de Caixanova sita en la ronda de Outeiro, en el que los atracadores dejaron a dos trabajadoras de la oficinas retenidas y se llevaron un botín de 7.000 euros.
Los dos detenidos, a los que se vinculaba con otros asaltos, apelaron contra la resolución que los culpaba de un delito de robo con violencia y uso de armas y dos de detención ilegal, si bien la Audiencia únicamente estudió el de uno de ellos, que acaba de descartar al entender que la pena impuesta fue ajustada a los hechos por los que ambos fueron detenidos un mes después del golpe.

El Ideal Gallego-2011-04-22-015-78e8315d

  redacción>a Coruña

  La Audiencia Provincial acaba de confirmar la sentencia que impuso penas de siete años y medio a los dos jóvenes de nacionalidad rumana llevados a juicio como autores del asalto que sufrió en octubre de 2009 una sucursal de Caixanova sita en la ronda de Outeiro, en el que los atracadores dejaron a dos trabajadoras de la oficinas retenidas y se llevaron un botín de 7.000 euros.
Los dos detenidos, a los que se vinculaba con otros asaltos, apelaron contra la resolución que los culpaba de un delito de robo con violencia y uso de armas y dos de detención ilegal, si bien la Audiencia únicamente estudió el de uno de ellos, que acaba de descartar al entender que la pena impuesta fue ajustada a los hechos por los que ambos fueron detenidos un mes después del golpe.
Sin poner en duda la autoría de los hechos, la defensa de uno de los acusados buscaba con su recurso una rebaja en la pena y para ello ponía en duda, por una parte, el uso de armas en el atraco y, por otra, la consideración jurídica de deslindar los delitos de robo y los de detención ilegal, que se refieren al cautiverio que sufrieron las dos empleadas durante un cuarto de hora.
No se demora mucho la Audiencia en la primera cuestión, al entender que tanto los testimonios de las rehenes como las imágenes de las cámaras de seguridad constatan que ambos delincuentes portaban pistola. Sobre el segundo aspecto, el tribunal que ha revisado la sentencia descarta entender los dos hechos como un único delito y opta, como en la primera resolución, por sancionarlos de forma individualizada, al entender que se trata de actos independientes. “Nada n os permite entender  estrictamente necesaria o sencillamente útil para la consumación o incluso el aprovechamiento del robo el hecho mismo de la detención”, justifica, para luego exponer que las empleadas no habían dado muestra de una actitud renuente u hostil con los atracadores. Señala también que si el encierro duró únicamente 15 minutos fue gracias a la iniciativa de las víctimas, que lograron escapar a través de los conductos del aire de la cámara de la caja fuerte.


 

Comentarios