sábado 16/1/21

La Asociación de Tunos Veteranos de La Coruña cumple veinte años

La Asociación de Tunos Veteranos de La Coruña ensaya dos o tres veces por semana. Durante una hora y media, los músicos repasan un repertorio compuesto de hasta sesenta canciones que van desde boleros a baladas pasando por otras más divertidas que levantan a su público del sillón
Los tunos tienen un repertorio de hasta sesenta canciones
Los tunos tienen un repertorio de hasta sesenta canciones

  La Asociación de Tunos Veteranos de La Coruña ensaya dos o tres veces por semana. Durante una hora y media, los músicos repasan un repertorio compuesto de hasta sesenta canciones que van desde boleros a baladas pasando por otras más divertidas que levantan a su público del sillón y un fijo del que no son capaces de escapar: “Clavelitos”.

Los veteranos de la capa alzan sus guitarras y bandurrias en conciertos benéficos a favor de ONG como la Cocina Económica. Ellos buscan la manera de favorecer proyectos solidarios con los más necesitados. En una ciudad en la que fueron creciendo hasta llegar a los veinte años de edad con dos citas en el calendario.

La formación viajará en este año a las islas Canarias y cruzará los Pirineos para celebrar el Día de la Cerveza en Alemania y regalar de paso unos cuantos temas a golpe de cuerda. Y voz. Porque la mayoría fueron tunos o por lo menos siempre tuvieron vocación, los integrantes de la tuna vuelcan toda su energía en mejorar igual que lo hacen los vinos con el paso del tiempo.

Suso Quiroga cuenta que, además de las actuaciones en las Canarias y Alemania, estarán en Coímbra y Oporto para seguir repartiendo pildoritas en forma de canción por toda España. En su caso, Suso lleva cantando toda la vida en formaciones como Amizades o la Trova Coruñesa pero no se colgó cintas hasta que hace dos décadas entró a formar parte de la asociación.

Hoy son 26 los miembros pero Quiroga cuenta que los tunos se han ido renovando constantemente porque unos sustituyen a otros y afortunadamente queda mucha cantera con ganas de animar a la parroquia. Su centro de operaciones está en el centro cívico de San Rosendo. Desde allí preparan la siguiente salida. Vestidos de gala y con la casa a cuestas, están siempre dispuestos a colaborar con las distintas asociaciones benéficas de A Coruña. De forma altruista. Su fin nada tiene que ver con el de hacer caja.

Comentarios