viernes 27/11/20

Juzgado por atracar a un cliente de un club de alterne que lo invitó a dormir

A cerca de ocho años de prisión se enfrentaba un veinteañero llevado ayer a juicio como autor de dos robos con intimidación perpetrados en días consecutivos de abril de 2003 en una vivienda de la calle de Meira, en As Conchiñas, y una tienda textil de la calle de Barcelona.

A cerca de ocho años de prisión se enfrentaba un veinteañero llevado ayer a juicio como autor de dos robos con intimidación perpetrados en días consecutivos de abril de 2003 en una vivienda de la calle de Meira, en As Conchiñas, y una tienda textil de la calle de Barcelona.

Fue denunciado por el residente del piso asaltado como la persona a la que había llevado a casa a dormir aquella noche tras conocerse los dos en un club de alterne de la zona de Riazor. Según relató la primera víctima a la Policía, aquella noche estuvieron de copas y, sobre las doce de la mañana, le ofreció una habitación en su domicilio. Fue mientras el residente descansaba en su dormitorio cuando, según esta versión de los hechos, el ladrón aprovechó para registrar las distintas estancias de la casa buscando dinero y efectos de su interés.

Tal como relataba la Fiscalía en su escrito de acusación, el invitado llegó a entrar en la habitación del residente y vaciarle los bolsillos del pantalón, hasta hacerse con su cartera, su teléfono móvil y un reloj Longines.

En esas estaba el ladrón cuando fue sorprendido por su víctima, que se había despertado con el ruido. Consta en la denuncia que el procesado empuñó entonces un cuchillo y llegó a pedirle el dinero que tuviera en casa, si bien fue expulsado del piso.

La Fiscalía lo relacionaba también con un robo perpetrado la tarde siguiente en un negocio de la calle de Barcelona, en el que se empleó el mismo cuchillo y en el que el delincuente se llevó algo más de 600 euros, que después perdió durante su huida. Un acuerdo rebajó la pena solicitada a menos de dos años de cárcel. n

Comentarios