domingo 29/11/20

El jurado del concurso de ideas del puerto comienza con discrepancias

La primera sesión en la que se reunió el jurado del concurso de ideas sobre el futuro de la fachada marítima no estuvo exenta de las primeras diferencias entre sus integrantes.

El jueves tuvo lugar la sesión en la que se constituyó el jurado del concurso y se conocieron las propuestas
El jueves tuvo lugar la sesión en la que se constituyó el jurado del concurso y se conocieron las propuestas

 Esto sucedió a raíz de que no había unanimidad sobre aceptar o rechazar algunas de las propuestas que no cumplían con todas las bases del programa.
En este encuentro se constituyó el jurado y también se procedió a la apertura de las 18 propuestas  que se presentaron al concurso. Este momento fue el que provocó diferencias entre los miembros del tribunal. Uno de estos proyectos fue descartado automáticamente porque se presentó fuera de plazo, mientras que otros ocho tampoco pasaron el corte por diversos motivos.
Entre varios miembros del jurado se produjeron diferencias notables a la hora de manifestar sus apreciaciones sobre el cumplimiento de todas las bases que se establecieron para el concurso durante una sesión que tuvo una duración que superó las cuatro horas. Ante la falta de acuerdo unánime entre los componentes del grupo, se tuvo que proceder a votar sobre el futuro de estos proyectos, que finalmente fueron rechazados dejando en nueve las propuestas que ahora serán analizadas.

Composición
Este órgano está formado por veinticuatro miembros, aunque dos de ellos, el delegado del Gobierno central y el representante de la Universidad, no pudieron asistir a la primera sesión del jurado, que ya se había pospuesto una semana con respecto a la fecha inicial que se había marcado en un primer momento. 
El presidente es el alcalde, y además hay miembros de las formaciones políticas, de la Xunta, del Gobierno central, ingenieros, arquitectos y de varios servicios municipales.
Estos serán los encargados de votar el próximo día 30 entre las propuestas que fueron aceptadas y posteriormente está previsto que en la semana del 10 de diciembre tenga lugar la votación final, según el calendario de trabajo que se estableció el jueves, aunque se producirá una situación curiosa. Estaba estipulado en las bases del concurso que cada uno de los miembros de este comité pudiese votar por los diez proyectos que considerasen como los más apropiados de entre todos los presentados, pero en la práctica solo tendrán nueve iniciativas sobre las que opinar.
A pesar de que el concurso de ideas sobre el borde litoral trata un tema de amplia repercusión para el futuro de la ciudad y se repartirán premios por valor de 125.000 euros entre los cinco ganadores, en otros concursos de ideas convocados desde el Gobierno municipal en los últimos años el número de proyectos presentados fue mayor al de los muelles interiores. 
El caso más reciente es el de la reforma de la plaza de Monte Alto, al que se presentaron 72 iniciativas que compitieron por un premio de 25.410 euros.
En el caso de la reforma de la plaza de Antonio Tenreiro la cifra de propuestas fue de 65 y con un premio de 12.000 euros. Para la mejora de la Rosaleda hubo 42 proyectos y el premio en juego era de 7.500 euros.
Estos dos concursos fueron iniciados durante el anterior mandato, con el Partido Popular en María Pita, quien también puso en marcha otros dos para el nuevo cuartel de la Policía Local y la Comandancia de Obras.
Para el primero hubo 22 iniciativas y el premio era de 17.000 euros, mientras que para el segundo se recibieron 25 proyectos que pujaban por premios de 12.000 euros. 

Comparación
En la comparativa con todos estos concursos, el de la fachada marítima de la ciudad sale mal parado, ya que el número de propuestas recibidas por el Gobierno municipal fue inferior al resto de procesos mientras que los premios en metálico son bastante más altos que para los anteriores concursos.
Los miembros del jurado del concurso de ideas acordaron en su sesión de constitución mantener en confidencialidad los proyectos presentados de cara a que no se puedan producir injerencias durante el proceso.
Esta iniciativa es la última que ha puesto en marcha el Gobierno municipal acerca del futuro del borde litoral coruñés, un asunto sobre el que por ahora planean más dudas que certezas como quién tendrá la titularidad de los terrenos que se desafecten o si se harán desembolsos económicos por ellos.
El pasado mes de abril se firmó un convenio por el que la Xunta desembolsaría 20 millones de euros para garantizar la titularidad de los muelles interiores, pero el posterior cambio en el Gobierno central dejó el acuerdo en el aire y ahora todo indica a que terminará por no convertirse en una realidad.
En la última fase del concurso, ya con los cinco proyectos ganadores elegidos, está previsto que los ciudadanos puedan dar su opinión sobre los mismos en una suerte de consulta popular que no convence a muchos que prefieren el referéndum que se había prometido.

Comentarios