miércoles 21/10/20

A juicio por violar e intentar matar a una octogenaria en Carballo

Lo que comenzó como un asalto a una vivienda terminó convirtiéndose en algo mucho más grave, un suceso que puede costarle al hombre detenido una semana más tarde de los hechos

Lo que comenzó como un asalto a una vivienda terminó convirtiéndose en algo mucho más grave, un suceso que puede costarle al hombre detenido una semana más tarde de los hechos y privado de libertad desde entonces 33 años de cárcel como autor de delitos de robo con violencia, agresión sexual y asesinato en grado de tentativa.
La víctima de todo ello es una octogenaria residente en una parroquia de Carballo, que en agosto del año pasado vivió una experiencia que la ha sumido una situación de “dependencia y aislamiento”, tal como refleja la Fiscalía en el escrito de acusación que llevará a juicio el próximo lunes en la Audiencia Provincial.
Todo sucedió cerca de las seis de la madrugada, cuando la mujer dormía en la casa donde residía sola, aunque muy próxima a la de su hijo y conectada con esta a través de un timbre de emergencia. Tal como se narra en el escrito de acusación, no tuvo tiempo de activarlo, al verse sorprendida por su atacante, que accedió al dormitorio después de colarse en la vivienda a través de una ventana con la intención de desvalijarla.
El intruso, encapuchado, se lanzó en sobre la cama y, sin mediar palabra, agarró a su víctima del cuello, estrangulándola antes de que ella pudiera reaccionar. “Tenía intención de acabar con su vida, o al menos representaba y aceptaba esa posibilidad”, sostiene el fiscal, que recuerda que el agresor desoyó los ruegos de la residente, quien le suplicó que “no la matara”.
Siguiendo este relato de hechos, el acusado siguió apretándole con fuerza el cuello hasta que la víctima se desvaneció. Entonces, tomándola erróneamente por muerta, aprovechó para mantener con ella una relación sexual completa, antes de buscar en la casa dinero o efectos de valor y marcharse, llevándose un televisor de plasma valorado en unos 100 euros.

postrada
La denunciante recobró el sentido pasadas las nueve de la mañana y, arrastrándose, logró llegar al pulsador de emergencia y dar la alarma a sus familiares, que la encontraron postrada en el suelo, tal como su atacante la había dejado.
Consecuencia de la agresión, la octogenaria sufrió contusiones y hematomas en la zona cervical, la cara, el antebrazo y el cuello, además de una luxación cervical y otras secuelas, que la mantuvieron diez días ingresada y cien más en recuperación.
De resultas de todo ello, indica el ministerio fiscal que sufrió un trastorno depresivo reactivo “de grado importante”, que la privó de la independencia de la que disfrutaba hasta entonces pese a su edad. En este sentido, la petición de condena incluye, además del tiempo de cárcel, varias indemnizaciones en favor de la perjudicada, una de 6.400 euros por las lesiones y una de 24.000 euros por las secuelas el daño moral.

Comentarios