martes 27/10/20

Un joven resulta herido grave tras empotrar su coche contra una vivienda de Pedralonga

Los vecinos de la avenida de Pedralonga se despertaron durante la madrugada de ayer sobresaltados tras escuchar un gran estruendo. El ruido fue provocado por un turismo (un Citroen Xsara) que circulaba en dirección a Eirís cuyo conductor perdió el control para acabar encajado entre la fachada de una vivienda unifamiliar y una acera

El vehículo quedó destrozado y causó daños en la valla que protegía la vivienda
El vehículo quedó destrozado y causó daños en la valla que protegía la vivienda

Los vecinos de la avenida de Pedralonga se despertaron durante la madrugada de ayer sobresaltados tras escuchar un gran estruendo. El ruido fue provocado por un turismo (un Citroen Xsara) que circulaba en dirección a Eirís cuyo conductor perdió el control para acabar encajado entre la fachada de una vivienda unifamiliar y una acera. El ocupante del coche, J.L.L. de 20 años, tuvo que ser trasladado al hospital por el 061 con heridas de gravedad.
La Policía Local y los bomberos acudieron a las 03.15 horas de la madrugada de ayer a Pedralonga tras ser alertados de un siniestro de tráfico por la vecina de la casa más afectada por la colisión. Una vez en el lugar, los bomberos procedieron a apagar el fuego que se había iniciado en el motor para, posteriormente, excarcelar al conductor que al salirse de la vía quedó atrapado. 
Los efectivos del cuerpo tuvieron que cortar los asientos traseros para sacar a la víctima por el maletero, ya que estaba malherida. El último parte médico del joven, que fue denunciado por la Policía Local por un delito contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos del alcohol, indicaba que se encontraba en observación con pronóstico reservado.
Pese a ese mensaje tranquilizador, los primeros momentos del accidente se vivieron con mucha tensión en el barrio. María José López bajó enseguida de su casa, de la que el vehículo se había llevado por delante la barandilla protectora para evitar caídas. 
Ante los gritos de dolor del conductor, su marido se introdujo en el interior del turismo a fin de tranquilizarlo, pues estaba muy ensangrentado y se quejaba de heridas en las piernas, el pecho y los pies. Su traslado y la retirada de los restos del siniestro se prolongó unas tres horas. l

Comentarios