miércoles 28/10/20

Un joven ebrio sale ileso tras volcar con su vehículo en Alfonso Molina

Se suponía que era en una procesión del centro donde se rindió culto a la virgen, pero fue en Alfonso Molina donde realmente hizo acto de presencia. Allí, un joven de 24 años resultó milagrosamente ileso después de sufrir un aparatoso accidente: el turismo que conducía en dirección salida dio varias vueltas de campana, destrozó 20 metros de mediana de cemento y finalmente quedó volcado en medio del sentido entrada a la ciudad, a la altura de los juzgados.

Los Bomberos emplearon un colchón neumático y un cable para enderezar el coche	  patricia g. fraga
Los Bomberos emplearon un colchón neumático y un cable para enderezar el coche patricia g. fraga

Se suponía que era en una procesión del centro donde se rindió culto a la virgen, pero fue en Alfonso Molina donde realmente hizo acto de presencia. Allí, un joven de 24 años resultó milagrosamente ileso después de sufrir un aparatoso accidente: el turismo que conducía en dirección salida dio varias vueltas de campana, destrozó 20 metros de mediana de cemento y finalmente quedó volcado en medio del sentido entrada a la ciudad, a la altura de los juzgados. Para los agentes del 092 está claro: “Se salvó de milagro, y solo porque era festivo”.
Se referían a que el siniestro tuvo lugar en plena hora punta, alrededor de las nueve y media de la mañana. En un día normal, a esa hora el sentido entrada a la ciudad está abarrotado de coches. “Habría habido un 99% de posibilidades de un choque múltiple”, estiman. Sin embargo, ayer el único coche siniestrado fue el del joven, que salió aturdido pero inmediatamente y, según la Policía Local, rechazó asistencia médica.

alcoholemia positiva
A lo que no pudo negarse es a someterse a un control de alcoholemia, que dio positivo: 0,39 miligramos por litro de aire respirado. De haber sido descubierto en un control, no habría pasado de ser una falta administrativa, pero al estar implicado en un siniestro de este tipo, se convierte en un delito contra la seguridad vial, agravado por los daños materiales, por lo que tuvo que comparecer en el juzgado.
Por su parte, los Bomberos tuvieron que acudir a la zona para volver a poner el turismo siniestrado sobre sus ruedas y despejar la calzada de los restos de hormigón de la mediana. Los servicios de emergencia emplearon un cable atado a los camiones y un colchón neumático colocado debajo del costado para conseguir darle la vuelta al turismo.
Mientras tanto, el tráfico que circulaba en dirección entrada se tuvo que desviar por la calle Caballeros hacia Cuatro Caminos, lo que produjo puntuales retenciones. A las once, ya se había restablecido la normalidad, según el 092

Comentarios